jueves, 15 de septiembre de 2016

Perera se desquitó de la muerte y salió a hombros. Castella aperreado. Ureña lo intentó. Castella se deja vivo un toro.

Quinta corrida de feria y de nuevo cosas muy interesantes.
Una corrida de toros de Montalvo, para mi, aunque irregular en su presentación, muy bien presentados todos los toros individualmente, y aún así, la corrida mejor presentada de la feria, con dos toros buenos, uno de ellos, el segundo, muy bueno, al cual se le dio la vuelta al ruedo, pero el tercero también fue un gran toro; el resto tuvo mas complicaciones. 
Torearon Sebastián Castella, el cual se llevó el peor lote, aún así el primer toro era de oreja pero no era la tarde de Castella. En su segundo, un toro complicado en el cual lo intentó pero no se acopló en ningún momento, le dieron los tres avisos y echaron el toro a los corrales donde se fue vivo.
Miguel Angel Perera estuvo muy bien con su primer toro, un toro extraordinario, precioso, que humillaba y repetía. Perera le dio tandas largas por la derecha, templadas, pero fue con la izquierda donde el torero dio su mayor dimensión, realizando un torero profundo, de naturales largos y templados. Cortó las dos orejas. En su segundo no estuvo mal, pero este quinto toro no valía.
Paco Ureña, el torero de la triste sonrisa estuvo digno con su primer toro, al cual en algunos momentos le sacó algunos buenos muletazos pero estuvo por debajo de un gran toro, donde en algunas ocasiones se le vio desbordado antes las repetidas del astado.
En el sexto toro, un toro grande, cono un muro, no pudo hacer nada ya que el toro se rompió en el burladero y ya terminó lastimándose en el peto, con pocas fuerzas y defendiéndose, con la cara a media altura en las embestidas y la cara alta el resto del tiempo.
En fin, una tarde interesante en cuanto a toros y toreros.
Lo negativo de la tarde..., muchas cosas negativas, no solo de la tarde, de la feria, pero lo peor, LA AFICIÓN.




































No hay comentarios: