jueves, 23 de octubre de 2014

Uña de polímero y monómero. Plantillas para IPK recalcitrantes.

Mañana salgo de viaje y antes quiero dejar esta entrada por que me parece curiosa e interesante.
Voy a poner unas fotos de unas uñas distróficas a las cuales les hemos hecho unas uñas de polímero y monómero.
Esta entrada le va a gustar a un gran imbécil que hay por el ciberespacio, el cual no me puede ni ver, no le gusta  lo que hago, ni le gusta como actúo y no le gusta mi blog, pero el tonto del culo, lo lee, jajajaja y cada vez que le da, me pone comentarios anónimos. Me encanta que personas tan tontas estén pendientes de los demás solo para criticarlas, me divierte que imbéciles de ese calibre sean capaces de leer el blog, al menos los tengo entretenidos, aunque no les guste. Es de idiotas redomados leer algo que no te gusta, pero en fin, hay bobitos para todo.
En la foto de la izquierda vemos las uñas distróficas a las cuales le vamos a poner las uñas artificiales. Primero tenemos que fresar las uñas y reducirlas a la mínima expresión.

 Preparamos el polímero y el monómero en un vaso Dapenn.
 Cuando comienza a fraguar lo vamos aplicando encima del lecho ungueal y de la uña previamente fresada y a la cual hemos piqueteado y espigado para que la pasta quede totalmente adherida y dure mucho tiempo, y cuando digo mucho tiempo es hasta un año en muchos casos, pues este tipo de uñas tiene un crecimiento muy, pero muy lento. En otras ocasiones no es así y la uña va creciendo y va expulsando a la uña artificial hasta que la desprende o hay que quitarla por que está muy adherida.
 Aplicando la pasta de polímero y monómero.
A medida que va fraguando le vamos dando forma a la uña.
Y este es el aspecto final de la uña.
¿Ha quedado bien verdad, piltrafilla?. El piltrafilla sabe a quien me refiero, el está atento a todo lo que publico y en cuanto le da la vena, zas, me escribe un anónimo, jajajaja.
 Ahora pongo otro caso que ha tenido mi hermano de un paciente con IPK recalcitrantes en ambos pies. El paciente ha recorrido todo tipo de profesionales y a varios podólogos, le han puesto varios tipos de plantillas y no han podido ni siquiera aliviarle los dolores. Cada 15 días se quita la hiperqueratosis y sigue con dolores.
Le hemos dicho que es un problema mecánico y la posible solución sería operarlo pero prefiere probar con otro tipo de plantillas.
Le realizamos unos moldes en decúbito supino. Previamente hemos marcado las lesiones para que queden reflejadas en el molde.
Aquí vemos las lesiones marcadas y reflejadas en el molde de escayola.
Posteriormente vamos diseñando el soporte y puncionamos el molde en la zona marcada, donde está la lesión.
 Moldes punzados
Soportes realizados con la descarga correspondiente. Vemos que no es una descarga retrocapital. Damos apoyo al resto de metatarsianos y descargamos la zona de las lesiones para que estas no apoyen o lo hagan con poca presión.
Imagen de la lesión en la zona de la descarga, donde el IPK queda alojado sin presión.
El paciente se colocó las plantillas sin quitar la hiperqueratosis y ya notó un alivio tremendo. Posteriormente se le quitaron los IPK, le enucleamos y el paciente se fue con gran satisfacción. Decía que hacía muchos años no había notado ese alivio y menos tan rápido.

martes, 21 de octubre de 2014

Braquimetatarsia. De nuevo me voy de viaje.

Hoy pongo un caso que creo puede ser muy interesante. Es la operación de una braquimetatarsia a una chica de 26 años. La cirugía se realizó por meros problemas estéticos para ella, no por otra causa pues no tenía dolor metatarsal por sobrecargas ni nada por el estilo, pero ella se quiso operar por estética, estaba acomplejada con su pie.
Es esta imagen del intensificador podéis ver el gran acortamiento que presenta el cuarto metatarsiano, pero ya digo, no presenta sobrecargas en segundo, tercero ni quinto metas, nada de dolor.
Se realiza incisión en la zona dorsal de la diáfisis del metatarsiano, se diseca por planos y llegamos al hueso.
Una vez realizado esto hacemos una osteotomía totalmente vertical al eje de la diáfisis del metatarsiano e introducimos una aguja K en la zona para perforar todo lo posible el hueso pues el canal medular era muy denso y duro.
Colocamos de prueba una placa con cinco agujeros para los tornillos, el agujero del centro para sujetar el injerto que vamos a poner.
Tomamos un trozo de hueso de banco, en este caso un trozo de tibia. Mantenemos la osteotomía abierta para dilatar los tejidos blandos.
Tallamos el trozo de tibia para sacar un trocito de la medida adecuada al alargamiento que queremos efectuar.
El trozo de tibia que hemos tallado y que vamos a injertar en el metatarsiano lo sujetamos a la placa con un tornillo por el agujero central.
Dilatamos mas el espacio donde vamos a introducir el trozo de injerto de tibia.
Aquí vemos el trozo de tibia de hueso de banco con el trocito que le falta y que hemos sacado para injertarlo.
Colocamos el injerto de hueso sujeto en la placa.
Colocamos el resto de tornillos para sujetar la placa a la diáfisis del metatarsiano y fijar el trozo de hueso que hemos introducido.
Aquí vemos como se han puesto algunos de los tornillos.
Material de osteosíntesis utilizado.
Placa totalmente colocada. Posteriormente introducimos una aguja K para estabilizar aún mas la zona y el sobre todo el dedo.
Control de como ha quedado.
Realizamos sutura por planos y sutura de piel subcuticular. La sutura superficial va a ser simplemente unir los bordes y pegarlos con Indermil.
Me ha salido un viaje inesperado, de nuevo cruzo el Atlántico. Si antes de irme tengo algo interesante lo pondré, si no es así, pues hasta la vuelta.

sábado, 18 de octubre de 2014

Fracturas de metatarsianos por accidente de moto.

El viernes me ha visitado desde Valencia Javier Roselló, al cual operé de una fractura de metatarsianos a consecuencia de un accidente de moto y de las cuales había sido operado en otras ocasiones con resultados negativos. Javier por entonces era Campeón de España de Halterofilia y tuvo que dejar de competir y no podía trabajar pues no podía permanecer mucho tiempo de pie ni coger pesos.
En estas dos primeras fotos podéis ver el estado en el que vino después de haber sido intervenido en varias ocasiones. Las fracturas persistían, había pseudoartrosis y desplazamiento de las diáfisis.
Afortunadamente la intervención solucionó su problema y pudo de nuevo volver a hacer deporte y a trabajar, algo que no teníamos muy seguro pues la intervención no fue fácil, un poco complicada y los resultados eran imprevisibles de predecir, no estando muy seguros de poder resolver su problema de dolores.
Ahora viene por una fascitis plantar en el pie izquierdo no operado y con sus dos hijas para hacerles un estudio biomecánico y ver si necesitan plantillas y ortesis para H.V.
Esta segunda foto muestra lo desastroso de la zona.
 Reproduzco la intervención que le realicé. Aquí diseñando la incisión y marcando zonas articulares y vasculares. Decidimos realizar la cirugía por una incisión logitudinal amplia para atacar a los dos metatarsianos, incisión paralela a las que ya tenía de las intervenciones anteriores.
 Incisión entre los dos metatarsianos afectados.
Cauterizando con el bisturí eléctrico los vasos sanguíneos que nos íbamos encontrando.
Lo primero que me encontré fue el nervio, el cual estaba atrapado por la fibrosis y lo cual podría ser una de las causas de tanto dolor. Liberamos el nervio en todo su trayecto de atrapamiento.
 Libero los tendones extensores los cuales tampoco tenían una buena acción debido a la gran fibrosis que los atrapaba.
 Llegamos a uno de los metatarsianos y vemos la psudoartrosis que presentaba, llena de tejido fibrocartilaginoso y todo muy engrosado. Retiro todo el tejido fibroso.
Una vez limpia la zona vemos perféctamente la fractura, la cual limpiamos y dilatamos.
 Retirados los restos de fibrocartílago de ambos fragmentos de la fractura y realizar cruentación, perforo ambos fragmentos con una aguja K para permitir vascularización entre los mismos.
Entre ambos fragmentos introducimos un trozo de hueso sustitutivo y también lo perforamos.
 Posteriormente colocamos una placa para sujetar tanto ambos fragmentos metatarsales como el trozo de hueso artificial.
 El sustituto de hueso o hueso artificial es muy caro, excesivamente caro. Un trocito del tamaño que veis en la foto cuesta algo mas de 1000 euros.
 Introduciendo los tornillos para fijar el hueso artificial y la estabilizar la fractura.
Colocamos cuatro tornillos, uno en cada agujero de la placa.
 Placa y tornillos colocados.
En el otro metatarsiano realizo la misma intervención.
 Agujereando los fragmentos.
 Colocando la placa y los tornillos.
 Fractura reducida
 Sutura realizada.
Fracturas reducidas. Ya digo, la suerte se alió con nosotros y pudimos tener unos buenos resultados quitando los dolores al paciente, reduciendo las fracturas y solucionando el problema.







 A día de hoy la los metatarsianos están así, sin fractura, sin pseudoartrosis y fuertes.
Ya el día de la intervención, a mitad de la misma, ya Javier levantó el dedo en señal de que todo bien y se cumplió.
Uno se alegra cuando todo sale bien, cuando puede resolver los problemas de la gente, pero también se pasa mal y se siente cuando no puedes resolver el problema y el paciente sigue con dolor, pero los casos positivos superan con creces a los otros.
Ahora tengo un caso entre manos que es realmente complicado, muy complicado, no sé como saldrá todo, espero que bien pues la paciente está realmente desesperada; y otro de un atleta con fascitis a punto de dejar el deporte,