domingo, 19 de junio de 2016

El Paraíso escondido. Grutas de Tolantongo. México. Operación de dedo en martillo y casos de estos dos días.

Durante mi viaje a México, visité las Grutas de Tolatongo y el Paraíso Escondido, un lugar idílico entre montañas desérticas, un paisaje expectacular rodeado de aridez, un paraíso rodeado de desierto, cactus y polvo.
El Paraíso Escondido se encuentra en un valle frondoso, lleno de una gran vegetación, entre montañas donde emerge el agua a borbotones, agua termal saliendo desde las entrañas de la tierra por cada grieta, por cada poro terrenal, agua que va brotando y saltando de un lugar a otro formando bancadas que han aprovechado para hacer piscinas naturales de agua caliente donde bañarse se convierte en un placer para todos los sentidos.
Grutas donde mana el agua caliente desde la tierra, tanto en el suelo como en el techo de las mismas grutas, grutas de varios cientos de metros de profundidad donde parece que está lloviendo, y las estalactitas hacen figuras de órganos que parece que están tocando música fluvial.
El río es azul, azul turquesa y de aguas templadas, calientes, relajantes.
Llegar al Paraíso escondido se convirtió en toda una odisea. Nos arriesgamos la Bruja de Popayán y yo a tomar un autobús ya que nos dijeron que estaban cerca de México DF, a tan solo dos horas o dos horas y medie y se puede ir y venir, en el mismo día, pero lo que te dicen y te cuentan en México es solo parte de lo que puede ser y nunca es. Ahora mismo es una hora, ahorita mismo es media hora, y ahoritita mismo son 15 minutos. 
Lo dicho, tomamos un autobús que nos dijeron llegaba una terminal donde tomaríamos otro para ir a Tolantongo y tardó cuatro horas en llegar a un destino inespecífico en mitad de una carreta donde nos deja el conductor diciendo que tenemos que ir a un lugar llamado San Antonio a coger un colectivo que nos llevaría a Tolantongo. 
Con un calor tremendo, caminamos mas de tres kilómetros, caminábamos y pregunatábamos sin que nadie supiese a ciencia cierta de donde salía el dichoso colectivo. Atravesamos una calle que era todo un mercado por donde casi no se podía caminar y por fin llegamos a San Antonio pero al preguntar por donde salía el colectivo, una persona nos mandaba a un lado y otra para otro, en fin, llegamos a la terminal y el colectivo no salía hasta las seis de la tarde y eran las 12 del medio día.
Decidimos arriesgarnos y cogimos un taxi que nos llevó por 350 pesos, en recepción decimos que nos den unas habitaciones que no estén muy lejos pues la Bruja de Popayán estaba reventada y con las piernas rotas y se quería regresar a México DF, de hecho llamé a nuestra amiga Judith Montiel para que nos fuese a buscar pero no pudo. Bueno, pues cuando nos dieron las habitaciones, estaban lo mas alejadas posible de la recepción .
Al llegar al lugar donde se encontraban nuestras habitaciones descubrimos algo maravilloso, un paisaje precioso. Al final del pasillo, nada mas salir de las habitaciones, se encontraban las piscinas naturales de agua termal, una delicia. 
Aprovechamos el tiempo al máximo, recorrimos todo lo que pudimos, eso sí, nos movimos en otro colectivo interno pues la compañera no podía dar casi un paso y prefería estar todo el rato remojada en el agua caliente.
De las piscinas naturales formadas por bancadas donde el agua petrificaba todas lo que se encuentra a su paso formando formas curiosas, nos dirigimos a las grutas, grutas en las cuales había cuevas en su interior, cuevas de hasta 200 metros de profundidad donde estas como en una sauna. Después de bañarnos en las grutas nos dirigimos al río, un río único y espectacular, de un color azul turquesa, de aguas calientes y gran caudal, que va formando tablas y tablas y entre una y otra, pequeñas cascadas que sirven de zona de hidromasaje cuando te bañas y el agua te cae en la espalda.
La tranquilidad que se respira es inmensa y es un lugar para perderse uno, olvidarse de todo y relajarse. Está uno casi incomunicado, solo hay una zona, la de recepción, donde hay señal para recibir llamadas o llamar y poder conectarte a internet, por no haber, no hay ni televisiones en las habitaciones.
El regresar a México DF también se convirtió en otra odisea. Para irnos tuvimos que levantarnos a las 6 de la mañana, sin desayunar ni nada, tuvimos que subir monte arriba unos dos kilómetros para tomar un colectivo que nos llevara hasta el pueblo de Ixmiquilpan. El colectivo resulta que estaba lleno de niños que iban al colegio y por el camino se iban subiendo mas niños; tan solo la compañera y yo éramos adultos, los demás, a la escuela. Muchos de los niños se quedaban dormidos. 
Dejamos a los niños al lado de la escuela y nos llevaron a la terminar de Ixmiquilpan, no sin antes realizar varias paradas para ir recogiendo mas pasajeros. Al llegar al pueblo, tomamos un taxí para que nos llevara a la terminal donde salía el Omnibús para México DF, terminal donde queríamos desayunar, pero al llegar a la misma, no era nada mas que una explanada de terreno con cinco autobuses y seis asientos a la interperie. No había nada de nada. Pasó un señor vendiendo gelatinas de limón, de fresa, de mango y eso fue lo que desayunamos, una gelatina.
Llegó el momento de meternos en el autobús y el primer imparcto fue duro, olía un poco mal, pero no teníamos otra opción. 
Por fin llegamos a México DF donde tomamos un taxi y para colmo, había manifestaciones en la zona centro, donde íbamos al hotel, donde llegamos para descansar de la aventura del Paraíso Escondido y las Grutas de Tolantongo.
Os recomiendo este lugar, eso sí, ir en coche particular, ni se os ocurra ir en autobús a no ser que seáis amantes de las aventuras y si es así, llevar de acompañante a alguien que resista y no os ponga la cabeza como un bombo. (jejejeje)

Después de este relato y de las siguientes foto, paso a hablar de podología, de la operación de ayer y de algunos de los casos que he tenido en estos dos días que llevo trabajando. 
















Ayer operé a una señora de un 4° dedo en martillo. Se le habían realizado varias ortesis de silicona pero ya no las aguantaba, pues el solo roce con el heloma en dorso, le producía un fuerte dolor.
La paciente tiene 72 años y hace seis años la había operado del otro pie de un Hallux Valgus y dos dedos en garra. La paciente es de Guijuelo, la ciudad del Jamón Ibérico de Bellota.

 Incisión y extirpación del heloma.

 Disección.
Podemos visualizar perféctamente las dos bandas en las que se bifurca el tendón del extensor largo del dedo.

Tenotomía y capsulotomía.
 Artroplastia.
Corte de la cabeza de la falange media a nivel del cuello quirúrgico, en este caso no hizo falta mas.
Sutura del tendón.










Ahora voy a poner unos cuantos casos de estos dos primeros días de trabajo. 
Pie de Charcot con dos úlceras. Paciente diabético con un pie de riesgo severo, presenta vasculopatía, macroangiopatía y neuropatía.
Pada vez tenemos mas pacientes con pie diabético o pie de riesgo alto.
Este paciente ya había sido sometido a amputaciones.
Le realizamos plantillas provisionales de descarga que se las hizo mi hermano Antonio y curas con Electrobioral y K-Láser Cube 4
El lunes le seguiré realizando las curas.

Paciente con fibroma. Padece Esclerosis Tuberosa por lo cual podemos decir que la paciente tiene un Tumor de Köenen. 

Otro paciente diabético que se puso un callicida en una hiperqueratosis y se produjo una úlcera.  

Paciente femenino de 43 años con insuficiencia de primer radio y segundo dedo supraductus. Preparada para intervenir en Julio.
Paciente con úlcera varicosa supramaleolar. Restablecimiento de la presión venosa, y vendaje compresivo.
Primera cura de la paciente que operé de uña incarnada el primer día de trabajo. 



Paciente con Hallux Valgus, insuficiencia de primero y subluxación metatarsofalángica de segundo radio. Preparada para cirugía en Julio. 
 Atleta con gran insuficiencia de apoyo.
Para realizar una plantillas efectivas lo principal es el molde, y que este esté neutro y no realizar correcciones ya en el molde.
Si el molde sale neutro y corregido, la plantillas tendrá muchas posibilidades de funcionar y que no le moleste.
El realizar los moldes no es tarea fácil y me refiero a realizar los moldes bien, como queráis, en decúbito prono, supino, en carga, etc., como sea, pero que el molde salga bien y neutro.
 Le realicé unas plantillas de resina con una amplia descarga retrocapital en el pie izquierdo como se puede observar en la foto.



Paciente con dedo en garra, se realizó ortesis de silicona. 
 Paciente con fibromas.
Paciente con Hallux rígidus y que está decidiendo si se opera o no.

 Otras plantillas, en este caso de EVA.






 Mas pares de plantillas, en otra clase de EVAS.




No hay comentarios: