sábado, 30 de marzo de 2013

Semana Santa de Popayán (Colombia). Cali, ciudad peculiar.

Sigo en Colombia, ayer en Cali, hoy en Popayán, donde estoy pasando la Semana Santa trabajando y viendo los pasos que desfilan en esta ciudad, donde la Semana Santa está declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. La tradición fija el inicio de los desfiles religiosos de la Semana Mayor hacia el año de 1.566, es decir apenas 30 años después de la fundación de Popayán.
El Jueves Santo se celebraron los 30 años del Gran Terremoto de Popayán, el cual dejó reducida a escombros a la gran mayoría de la ciudad y en la que murieron cientos y cientos de personas.

La Semana Santa de Popayán es la mas famosa de las de Sur América y en parte, muy parecida a la española. Muchos de los pasos que desfilan son tallas de imagineros españoles. La Semana Santa con las procesiones como tal se celebra ininterrumpidamente desde creo me han dicho, el siglo XV, pero ya se celebraban procesiones desde la fundación de la ciudad por el español Sebastian de Belalcazar.

A diferencia de España, las imágenes son mas pequeñas, los pasos mas chiquitos, no tan ornamentados y no van los cofrades con las caras tapadas como en muchos lugares de España. Sí hay procesiones en las que los cofrades (aquí en Popayán no se llaman así) van cubiertos con capuchones, pero son las menos, creo que tan solo en una.

Normalmente las procesiones son nocturnas y duran hasta la madrugada, participando en ellas multitud de personas y otra gran multitud que va a verlas como se pueden ver en la imágenes.


Además de tallas españolas hay muchas tallas quiteñas de gran valor artístico. Este año es especial por la conmemoración de los 30 años del terremoto y han celebrado actos solemnes, música barroca, concierto de campanas, etc, en los cuales han participado maestros españoles de la música.
En Cali en tenido una experiencia un tanto desagradable. Siempre que vengo a Colombia tengo alguna vivencia para contar aparte de lo normal. Estaba en pleno centro de Cali y de nuevo me topé con la inseguridad, con el peligro.
Unos cuantos sujetaron a un chico y otro, lo chuzó, como dicen ellos, lo pinchó. El chaval gritaba como un poseso y el otro desgraciado le decía "dime los nombres, hijoeputa, mal parido, gonorrea". Mientras rompían botellas y continuaba la paliza, el agresor decía, así me gusta chuzar a mi, que se entere este hijoeputa malparido gonorrea, cosa que repetía una y otra vez............en fin, cosas que pasan por lo visto en todos los lados, en todas partes del mundo, según dicen algunos.
En Popayán durante la Semana Santa, la ciudad está sitiada por la policía y el ejército por seguridad, pues es una ciudad que está catalogada de zona roja, zona caliente y vienen muchos turistas, muchísimos, a presenciar su Semana Santa. Estos días ha venido el Embajador de Italia entre otros y al hombre le han llevado el coche, cosa que parece de chiste.
El miércoles Santo la policía detuvo a varios pandilleros con navajas, cuchillos y eso que la zona de procesiones estaba cercada y vigilada. Para entrar a ella, cortaban el tráfico en las calles de alrededor por donde se accedía a las calles de los desfiles de los pasos, y la policía cacheaba a los sospechosos, pero ni con esas.
Bueno, ya queda menos para llegar a España después de una larga temporada en Colombia, ya tengo ganas y eso que aquí me tratan como a un rey con escolta.
 

No hay comentarios: