sábado, 5 de marzo de 2011

Entrega de Trofeos de la Federación de Peñas Taurinas. Autocrítica. La tontería de algún torero.














El protagonista de la entrega de trofeos de la Federación de Peñas Taurinas celebrada anoche, fue El Juli, el único que realmente se merecía ser premiado junto al ganadero de Adelaida, Fernando Rodriguez, el resto, sobraron, y lo digo como lo siento. De todos lo trofeos otorgados a El Juli, tan solo son justificados dos, el trofeo al triunfador de la feria y el trofeo a la mejor faena de la feria, sobrando el trofeo a la mejor estocada. Si no le damos categoría a los trofeos que entregamos, no se lo creen ni los propios matadores como sucedió con el premio que mi propia peña concedió a Juan del Álamo, el cual se excusó con una mentira diciendo que no podía ir a recogerlo al estar en Francia, cuando todo el mundo lo había visto comer a 30 kilómetros de Salamanca, muy cerquita de El Villar de los Álamos y haciéndome quedar mal a mi, a mi hija y al presentador del acto de entrega. Fijaros la entidad de la concesión, que yo fui miembro del jurado junto con cuatro periodistas cada uno de distintos medios de comunicación y ni siquiera me acordaba por qué le habíamos concedido el trofeo, lo cual quiere decir que lo que hizo ni era importante, ni merecido, como así fue. La verdad no sé por que se le concedió dicho trofeo, trofeo que debería de rectificarse para ediciones posteriores pues crea polémica no sin razón. Otro trofeo polémico fue el de la mejor estocada, concedido a El Juli por una estocada efectista y efectiva, pero totalmente fuera de las normas de una buena estocada, la cual se repitió varias veces para que viéramos lo injusto del trofeo entregado. El Juli los mata, se tira arriba y los caza, pero se sale, se sale fuera totalmente, mientras el toro está en España, El Juli está en América y sus brazos atravesando el Atlántico, así de claro. El Juli es un pedazo de torero que no necesita trofeos injustos pues con merecimiento desde hace unos años, demuestra sobradamente lo que es y de lo que es capaz. A mi personalmente no me gusta su toreo, pero admito que está que se sale, pudiéndole a casi todos los toros y realizando faenas realmente buenas y meritorias que me hacen vibrar y entusiasmar. Para mi El Juli, es un fenómeno, un figurón del toreo que está en un momento cumbre cuando algunos hace unos años ya no daban un duro por él.
La primera foto que cuelgo en el blog de hoy la hice en mi último viaje a Colombia, concretamente en Cali, donde en el cartel de reclamo para la feria caleña tienen colocado a El Juli, el cual ha realizado una faenas fabulosas en Cali y es un ídolo de la afición colombiana.
El otro merecedor del trofeo, como he dicho antes, fue Fernando Rodriguez, El ganadero de Adelaida Rodriguez, el cual echó un gran toro y además, de un trapío impresionante, como debe ser.




A parte de los trofeos entregados, se rindió merecido homenaje al matador de toros Angelete, al cual le concedió la alternativa Manolete, todo un mito del toreo, no solo por morir en Linares por la cornada de un Miura, sino por lo que fue y supuso para el toreo. El otro homenajeado fue mi amigo Manolo, El Rubio de la Glorieta, al cual le concedieron en vida (no póstumamente como han puesto los periódicos) la medalla al mérito taurino, pero que no la pudo recoger por encontrarse toreando en la Mónumental Plaza del Ruedo Eterno. Recogió la medalla su hijo y fue un momento muy emotivo, especialmente para mi. En las fotos siguientes estoy entregando la medalla al hijo de El Rubio de la Glorieta, mi amigo Manolo.





















Mi hija recogió el inmerecido trofeo entregado a Juan del Álamo por un quite que no realizó y aquí entono un mea culpa por que como Presidente de la Peña Taurina Salmantina y como Presidente del jurado, nunca debí permitir esta concesión ni la entrega de este trofeo al no ir el interesado a cogerlo, argumentando estar en Francia, lo que se dijo públicamente según nos contó uno de sus apoderados, para risa y escarnio del personal presente en la sala. No sé a que se debe tamaña tontería, con lo fácil que hubiese sido renegar del trofeo por inmerecido, algo que hubiese honrado al torero y se le hubiese aplaudido, en cambio, ha quedado, tanto él como sus apoderados, como agentes burladores de una afición que les apoya y que ahora no les toman en serio. La tontería de algunos toreros y apoderados es supina, no sé que pretenden confundiendo y engañando al personal, haciendo quedar mal a las personas que dan la cara por ellos y los defienden, tal idiotez no hace nada mas que consigan que se les de la espalda y no se les tome en cuenta en sucesivas veces.













Mi hija con el Juli.














Mi hija con Domingo López Chaves.














Doña Pilar Fernandez Labrador, Teniente de Alcalde y concejala, una gran persona, toda una señora, junto a mi hija.














Bernardino Basas, osea yo, entre dos matadores de toros de los que siempre fui partidario, José Igancio Sánchez, el cual se parece a Richar Gere, y junto a Andrés Sánchez, al cual le tengo afecto desde que era un niño y he tentado varias veces con él, tanto de novillero como de matador de toros. Andrésin, como lo llamábamos de niño, se hizo torero, mejor dicho, decició ser torero y le entró la afición viéndonos torear de salón a unos cuantos toreros que íbamos al Barrio de San José, donde vivía su abuela y él bajaba a vernos torear y a dar sus primeros capotazos y muletazos. Recuedo cuando él contaba mas o menos unos diez años que me dijo que mordía la esclavina del capote por que me había visto hacerlo a mi una vez que me vio torear, algo que me reprochaba continuamente mi amigo Dionisio Rodriguez, Toreri, el cual decía que eso no era de toreros.














El hijo de El Rubio de la Glorieta, Chema, junto a mi hija, a Mari Mar y a Mamen.














Yo, junto a Mari Mar, Mamen y mi hija, tres guapas y un feo.














Tal vez he sido un poco duro, y algunos me lo recriminarán, pero es lo que pienso, y si no damos categoría a estos actos, y no le damos a los trofeos el prestigio que deben tener, hasta los mismos toreros nos tomas por el pito del sereno.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Berna, tienes razón, Juan del Álamo estaba en Aldehuela de la Boveda. Se rio de todos vosotros.

Anónimo dijo...

Mira, ese torero os ha tomado el pelo, por la tarde lo vi salir del Villar de los Álamos y os dijo que estaba en Francia, pero como no os toméis mas en serio y le deis categoría a los trofeos, no irá ni el presentador. ¿Cuántos hemos ido este año?. Yo para el próximo año no voy a ir, vale de tonterías. Bien lo que dices de los trofeos al Juli, a Adelaida, a El Rubio de la Glorieta y a Angelete. Los otros, ni uno.

Pepe Cuenca dijo...

Claro que los trofeos están debaluados y sin prestigio ninguno pues premiais cualquier cosa. Estar varios años dejando premios desiertos merecidamente desiertos como deberían haber quedado muchos durante los últimos años y darle verdadera importancia y prestigio y ya veréis como vienen los toreros a recogerlos.
Pepe Cuenca