lunes, 6 de septiembre de 2010

Galicia, Portugal. A Guarda, O Rosal, Tui, Valença do Minho. La Luna también brilla en estas tierras.

Me he venido unos días con mi familia, mujer e hijos a tierras de Galicia y Portugal. Hemos parado en un hotel precioso en A Guardia, un antiguo Monasterio Benedictino llamado Hotel Monumento Monasterio de San Benito, el cual recomiendo sin ninguna duda. El hotel es una preciosidad, con unas habitaciones de lujo. La nuestra era una pequeña suite, con dos habitaciones, una pequeña entrada, un cuarto de baño con Jacuzzi y una decoración con muebles antiguos que es una delicia. Las estancias son todo un viaje al pasado, todo lleno de antigüedades de gran valor y además, con mucho gusto.


En el puerto de A Guarda.






Vista desde la ventana de mi habitación.
Una de las estancias del Hotel Monasterio.







En la sala biblioteca con mis hijos.



Salón cuarto de estar.









Un rincón del Hotel





A la entrada con el antiguo torno.












Entrada al Monasterio Hotel Monumento.






Al lado de la ermita del Monte Santa Tecla.














Desembocadura del Río Miño.








A la entrada del Castro de Santa Tecla.


















Mis hijos en una de las chozas.











El estuario del Miño con Portugal en la orilla.














En la playa de O Muiña con mi hija en brazos.












Esta no es mi hija pero tuve el valor de poder con ella.














Mi hijo en el púlpito de la catedral de Tuy, o Tui en galego.










El padre de mi hijo, en el púlpito, osea yo.























En una calle del recinto monumental de Tui.












Llamando a las monjas Clarisas Encerradas.



















MI hija esperando a que las monjas respondan.












Hablando con las monjas y comprándole unos dulces.












En Portugal, en la Fortaleza de Valença do Mihno.











Un rincón de Valença.













De nuevo en una parte de la fortaleza.














En una calle de la localidad portuguesa.














Un pasadizo de la fortaleza de Valença do Mihno.














En una plaza de la misma ciudad.












Comiendo una mariscada en Galicia. Unas ostras que estaban buenísimas.











Unas zamburiñas a la plancha con verduritas.








Los percebes, para chuparse los dedos.














Comiendo una navaja bajo la atenta mirada de mi hijo.











Nos metimos entre pecho y espalda un bogavante de kilo y medio que estaba estupendo. Fuera de España, al bogavante, lo llaman langosta, por ejemplo en Estados Unidos, y otros países sudamericanos.




Para los que vayan por la zona, les recomiendo comer en A Guarda en el Restaurante Chupa Ovos, Chupa huevos en Español. Unas raciones impresionantes, buena calidad y buenos precios, pero no vayáis al restaurante Anduriña. En Valença, ir al restaurante casa Mihno, un bacalao a la brasa y un arroz caldoso con marisco impresionantes, de precio, bien
En O Rosal, tierra del vino del mismo nombre, al que algunos confunden con el Alvariño cuando son realmente distintos, os recomiendo probéis el Terras Gauda y visitar la ruta del vino.
En Galicia y Portugal, también brilla la luna con gran intensidad, con la misma luminosidad que el sol. Algunos piensan que por estos lugares y debido a la distancia, a la zona, el cielo siempre está nublado pero no, desde aquí también se puede contemplar la belleza de la luna.


























No hay comentarios: