miércoles, 26 de mayo de 2010

Fascitis plantar con Topaz, otra mas. Hallux Valgus. Comentarios idiotas. Algo de Cuba. Estres por el Dr. Quirantes.

Estoy recién llegado de mi periplo por tierras cubanas y caribeñas. A los primeros que he saludado han sido a Pablo del Castillo, a Paco Cañamero y a Victor Soria. No pude estar en la presentación del libro de Cañamero, pero me lo tenía reservado en el Museo Taurino. Por cierto, en Cuba he estado al tanto de todos los temas taurinos de la actualidad. Me quedé impresionado por la tremenda cornada de Julio Aparicio y me quedé impactado por la gran faena de Morante de la Puebla en Nimes, donde cortó un rabo y emuló al mítico Rafael "El Gallo" comenzando la faena sentado en una silla y con pases por alto. El toro fue extraordinario pero de poca presencia para una plaza como la de Nimes. Desde aquí, quiero animar a los salmantinos que me lean, para que acudan al festival que se celebrará a beneficio del Museo Taurino de Salamanca, el cual está pasando por momentos de angustia, y hoy, recién llegado, me ha dado un pequeño susto, no por mi, si no por la angustiosa situación en la que me hacía pensar estaba nuestro querido museo. Hoy he visto la impresionante corrida de Samuel Flores, mucha presencia pero sin fondo. Es un gran mérito ponerse delante de esas lesnas.
Estas primeras fotos que cuelgo, bueno, las dos primeras, son de la entrada y a la salida de la Cueva del Indio, en Pinar del Río, una de las provincias cubanas mas bonitas.




En esta otra foto estoy en el Valle de Viñales, donde hay un maravilloso paisaje.





Aquí estoy en el Restaurante los Nardos, uno de los mejores de La Habana, donde las raciones son tan abundantes que te empacan la comida para que la repartas entre los amigos cubanos.



Dos fotos clásicas, una ante el Capitolio de La Habana








y otra ante la entrada a La Universidad de la misma ciudad.


Durante mi estancia este año en Cuba, me ha ocurrido de todo. Medio mes dan para mucho, pero en esta ocasión lo mejor ha sido el poder haber compartido con mis padres este viaje. Me ha sorprendido la vitalidad que tienen aunque los últimos días ya estaban algo cansados, sobre todo después de haber ido dos veces a Cayo Largo, a Pinar del Rio, a Viñales y recorrer La Habana de arriba a abajo. Mi madre se apunta a un bombardeo y mi padre, aunque no para (hemos llegado de viaje y se ha ido al chalé a plantar tomates, y mañana a sembrar pimientos, como si no tuviese tiempo), yo venía cansado del viaje y el se va a sembrar, pero en Cuba, terminaba rendido al final del día.
Los compañeros cubanos se han portado fenomenal, realmente uno se siente querido con muchas de las personas de allí, aunque con otras, te sientas decepcionado. Quiero dar las gracias a Ido, a "Benita" aunque no le guste que la llame así, a Desnise, a Juan Manuel, a Juan Carlos Flores, a Servilia, a Nilda, a Barbara, a Aida, a Yuraima, a Yaima, a Alain, a Maria Julia, a Zulai, a Lázaro, a Cosme, a todo el personal del hotel en general, etc., todos, absolutamente todos, se han portado fenomenal conmigo. Me ha dado pena no poder ver a Ivon, a Kenia, a Jorge (el marido de Odalys), a Alba, a Mari Luz, a Yamilia, a Margarita, a Leonardo, a Maiuli y a otros muchos, pero en especial, a una persona, a mi querida Magela, con la cual no pude hablar ni por teléfono, y a la cual espero ver en la próxima vez. Magela, con permiso de mi mujer, es un encanto, espero que pronto termine su calvario.
En el hospital Salvador Allende me acogieron de maravilla, pero en otra ocasión hablaré de ello que la cosa va para largo y estoy algo cansado.
El Dr. Quirantes, un gran profesional y marido de la incansable "Benita", se ha prestado a colaborar en mi blog mandándome artículos publicado por él en Cuba. El primer artículo lo publicaré al final de cada entrada, cuando me los mande. Hoy ya he recibido uno, el cual, pondré al final.
Mañana comienza una jornada fuerte de trabajo, y de mañana en adelante, me espera una buena. Comienzo operando mañana a las 8,30 de la Mañana a un paciente que viene desde Lérida, le operaré de fascitis plantar con TOPAZ, y posteriormente a una señora de Zamora de Hallux Valgus y dedos en garra. Pasado mañana por la mañana tengo otra intervención de dedos, y la semana que viene, mas fascitis, mas juanetes y mas dedos, así como por las tardes, las curas de los operados antes de irme para Cuba.
Cuando he abierto mi correo, tenía en el mismo 693 mensajes, los cuales iré abriendo y leyendo poco a poco. Ya he leído algunos y siento decir que aún sigue habiendo algún idiota que otro en el planeta podológico. Hay dos comentarios de un par de imbéciles a los cuales tengo localizados, uno de ellos es de Salamanca y el pobre imbécil habla de mi egolatría, cuando el que me conoce de verdad sabe que nada mas lejos de la realidad pues soy una persona inconformista conmigo mismo, creo que siempre puedo y tengo que mejorar, reconozco mis errores y admito mis equivocaciones, los cuales y las cuales, son muchos y muchas. Mis errores y mis equivocaciones se cuentan por montones y creo, sinceramente, que tengo mas fallos que aciertos, pero de ellos aprendo e intento no equivocarme de nuevo, algo que muchas veces no consigo. Este pobre imbécil, es un podólogo realmente mediocre y acomplejado, sus complejos no le dejan ni identificarse y yo, podría poner en el blog su identidad, pero me da pena pues demasiado tiene con su sufrimiento interior y con el de su familia. El otro comentario anónimo, va por el mismo estilo, hablando de mi prepotencia. No voy a publicar ninguno, no los que me han escrito comentarios sobre otros temas, como el Seminario de Salamanca en el cual la mayoría, la gran mayoría coinciden que ha sido un éxito, otros comentan sobre tratamientos y sobre entradas en el blog, pero no voy a publicarlos por falta de tiempo pues no puedo publicar todos los que me han mandado, perdería mucho tiempo, por eso, no publico no los unos, ni los otros, pero que los imbéciles sepan que los suyos, también son leídos.
Para terminar, pondré el atículo del Dr. Alberto Quirantes.
Autor: Doctor Alberto Quirantes Hernández*
La sensación de tensión en el cuello y los hombros o el impulso de cerrar las manos en forma de puños pueden ser las primeras manifestaciones del estrés.
El estrés o síndrome general de adaptación fue introducido por el médico vienés Hans Seyle en el año 1950 cuando publicó su famosa investigación titulada Estrés: Un estudio sobre la ansiedad.
La palabra estrés proviene del inglés “stress” traducida como “tensión” y es una reacción fisiológica del organismo para enfrentar una situación que se percibe como amenazante. Es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia, aunque en determinadas circunstancias, como es el caso del estrés o alerta sostenido, a mediano plazo desgasta las reservas del organismo y se pueden desencadenar graves problemas de salud. Mantenido a largo plazo puede aumentar el riesgo de presentar algunas enfermedades como la depresión, las enfermedades cardíacas y toda una variedad de afectaciones a la salud, sobre todo si no se aprenden técnicas para manejarlo.

Los factores estresantes o estresores son las situaciones desencadenantes del estrés y puede ser cualquier estímulo externo o interno que de manera directa o indirecta propicie la desestabilización del equilibrio orgánico.
Se encuentran los de signo negativo como son las percepciones de amenaza, tensiones en el trabajo, un frenazo repentino, las enfermedades, las adicciones, las barreras a nuestros intereses, la presión grupal, las dificultades familiares y conyugales, los problemas financieros, la frustración o cualquier otra apreciación desfavorable.
A veces son reacciones ante un cambio bueno como son las promociones en el trabajo, un viaje, una nueva casa o tener un bebé, por solo mencionar algunos.
También puede haber estrés por condiciones para nada amenazantes ni que tengan relación directa con la persona, como puede ser el desenlace de un importante partido de pelota.
No es el factor estresante sino la forma de reaccionar ante éste lo que importa. Por ejemplo, una persona puede sentirse estresada al cambiar de trabajo o de domicilio, mientras que otra puede no sentirlo.

Todas las personas sienten el estrés de una manera diferente. Algunas se enfadan y se desquitan con los demás de manera poco apropiada. Otras lo esconden y comienzan a presentar problemas alimentarios, de alcoholismo o de consumo de sustancias ilegales. Y las personas que padecen de una enfermedad crónica pueden notar su empeoramiento.
El cuerpo humano responde a los estresores activando el sistema nervioso y ciertas hormonas. Desde el hipotálamo y por las vías habituales se envían señales a las glándulas suprarrenales para que viertan a la sangre más adrenalina y cortisol. Estas hormonas aumentan la frecuencia cardiaca y respiratoria, la presión arterial y el metabolismo en general.
Algunos vasos sanguíneos aumentan su diámetro para permitir una mayor circulación sanguínea hacia los músculos para ponerlos en alerta, las pupilas se dilatan para mejorar la visión y el hígado libera parte de la glucosa que tiene almacenada para aumentar la energía del cuerpo que produce sudor para refrescarse. Todos estos cambios físicos preparan a la persona para que pueda reaccionar rápida y eficazmente cuando siente tensión emocional.
Se conoce como respuesta al estrés. Cuando funciona como es debido es la mejor forma para que se tenga una respuesta adecuada bajo presión, pero puede causar problemas cuando es extrema o mantenida a largo plazo aunque sea de poca intensidad.
Las personas que están continuamente bajo los efectos del estrés con frecuencia son emocionales, ansiosas, irritables, malhumoradas e incluso depresivas.

Prácticamente todos, niños, adolescentes y adultos pasan por momentos de estrés. Hay formas de reducirlo pero indudablemente hay que hacer frente a lo que es inevitable, tratando con inteligencia de cambiar o neutralizar la situación estresante.
Las personas emocionalmente sanas desarrollan maneras de hacerle frente al estrés y a los problemas. Incluso saben cuando necesitan buscar ayuda de parte de su médico, de un asesor psicológico o de un buen consejero.
Están al tanto de sus emociones y reacciones y tratan de entenderlas. Piensan antes de actuar incluso ante fuertes emociones. Tratan de no guardar sentimientos de tristeza, rencor o rabia dentro de si pues consumen energía improductiva adicional y puede causar problemas en su salud, en sus relaciones interpersonales, en el trabajo, en el vecindario o en la escuela.
Para comenzar es necesario darse cuenta de cuál es el problema y si no puede resolverse completamente se puede comenzar a solventarlo poco a poco, teniendo en cuenta, además, que la mayor parte de los estresantes son temporales.
Como apoyo adicional están los ejercicios físicos sistemáticos y el aprendizaje de técnicas de respiración profunda, de relajación y de meditación.
El estrés puede ser útil en determinadas circunstancias. Cuando se convierte en una presencia indeseable debemos aprender a vencerlo.
* Profesor de medicina y Jefe del Servicio de Endocrinología
Hospital Docente "Dr. Salvador Allende"
Ciudad de la Habana – Cuba
E. mail: alberto.quirantes@infomed.sld

3 comentarios:

Guillermo dijo...

Este año ha sido imposible acompañar a mi amigo Berna a la maravillosa ciudad de La Habana. Desde este blog quiero mandar un abrazo muy fuerte a todas aquellas personas que no he podido disfrutar unos dias de ell@s.
No voy a poner nombres porque son muchos y me puedo olvidar de algun@.
Me ha parecido muy interesante lo que ha escrito el Doctor Alberto Quirantes Hernandez sobre el tema del estrés.

Jose Miguel dijo...

Que suerte tienes jodio, poder viajar invitado y hacer algo que te guste debe ser fantástico. Cuando sea mayor me quiero parecer a ti. Te tengo envidia sana y sabes que te aprecio.
Jose Miguel

Anónimo dijo...

Felicitaciones por su interesante blog. Ilustreme por favor que significa TOPAZ, MIS y MAS para las fascitis. A los no medicos se nos hace dificil entender. Desearia me recomiende algun podologo en Caracas. Gracias, Andres Brecheche M.