domingo, 23 de agosto de 2009

Gredos (pico Almanzor, Machos Monteses y cerdos de Gredos), mi última locura. Me voy a Italia.


Este fin de semana mi hijo y yo nos hemos ido a Gredos con la intención de subir al Pico del Moro Almanzor. Nos levantamos a las 8 de la mañana y nos dirigimos a la Plataforma de Gredos. Desde allí, comenzamos la subida, y como siempre, yo iba cargado hasta los topes.
La primera parada la hicimos en el Prado Pozas, en el cual había una gran concentración de truchas. Nos encontramos a los guardias del Seprona con los que hablamos un rato y nos dijeron que por todas las aguas de la zona hay mucha trucha y ahora están muy concentradas por que el nivel de las aguas es bajo.
Después de la parada de Prado Pozas seguimos ascendiendo y nos encotramos con varios Machos Monteses impresionantes. Seguro que todos los que alguna vez han ido a Gredos han visto muchas cabras hispánicas, pero el ver los machos ya es mucho mas difícil. Lo que si hay cada vez mas, es el gran cerdo de Gredos. El que no conozca a este animal, no tiene nada mas que darse una vuelta por cualquier parte accesible a los hombres, los cuales en ciertos momentos se convierten en verdaderos cerdos. Me da vergüenza el pertenecer en ciertos momentos a la raza humana. Se supone que el que va a la montaña es por que le gusta disfrutar de la naturaleza, de una naturaleza impoluta y lo mas salvaje posible. Pues algunos, se dedican a tirar latas de conserva, de cerveza, bolsas, compresas y hasta condones.
El cerdo de Gredos esconde la basura entre las piedras, tira las latas a los ríos, y después de copular, deja los preservativos encima de las rocas.


En Gredos existen varias especies endémicas como la Cabra y el Macho Montés, la Salamandra de Gredos, el Sapo de Gredos y una planta que da unas flores moradas y que está en peligro de extinción, pero la introducción de especies alóctonas como el cerdo de Gredos, lo único que hace es perjudicar.







Siguiendo la ascensión, llegamos a los Barrerones,
zona peligrosa tanto en invierno como en verano. Por aquí se han despeñado y matado varios montañeros.

Este es el precipicio de los Barrerones. Nos encontramos a un montañero que nos dijo que un amigo suyo se mató en este lugar.










El caer por este abismo es muerte segura.


Después de llegar a los Barrerones nos encontramos con la fuente del mismo nombre ya en la bajada hacia el Circo Glaciar de la Laguna Grande, la cual se ve a lo lejos.

















Por fin llegamos a La Laguna Grande, después de tres horas de caminata, en la cual descansamos una media hora antes de partir para El Almanzor.














Al lado de la Laguna nos hicimos amigos de unos caballos que pastaban en la zona y que nos siguieron por parte del camino hasta que comenzamos a ascender de nuevo hacia el Rey de las montañas de Gredos.



































Cuando comenzábamos la ascensión, se dio en el refugio la alarma de que un montañero se había despeñado intentando la ascensión, unos dicen que le dio un infarto, otros que se dio un gran corte en el pie. Se avisó al grupo de rescate de la Guardia Civil de montaña y llegaron rápido al lugar en un helicóptero del cual salieron varios efectivos entre sanitarios y rescatadores.







Subieron con una camilla plegable para rescatar al montañero, lo bajaron y










lo evacuaron. No sé mas del tema.














Seguimos ascendiendo al Almanzor, al cual se tarda en subir desde la Laguna Grande unas tres horas mas o menos.










En la foto podemos ver, al fondo, nuestra meta a alcanzar. El sol pegaba fuerte y sudábamos como pollos, pero como hay agua por todas partes, nos hidratábamos constantemente.





Esta magnífica vista de los hermanitos se ve desde la subida al Almanzor, toda una maravilla.












Así se ve la Laguna Grande desde el desfiladero de la subida al Pico Almanzor,




y así se ve el Pico de La Galana.
















Ya nos queda menos, estamos en las faldas de esta magnífica mole, ahora comienza lo mas duro.














Bueno, ya estamos mas cerquita, estamos a menos de medio camino desde que comenzamos la ascensión.














Al lado ya del Almanzor tuvimos que dejar de ascender por dos motivos, el cansancio nos pudo y a mi hijo le daban tirones en los gemelos. Fue una pena, pero la verdad, no estábamos preparados para la gran paliza que nos pegamos este día. Desde que comenzamos a ascender desde la Plataforma de Gredos hasta esta foto, casi ya llegando a nuestro objetivo, habían transcurrido cinco horas y media. Nos tuvimos que dar la vuelta y regresar a la Laguna Grande, en donde dormimos en el refugio, en total, un día en el caminamos unas ocho horas y media. Llegamos al refugio reventados pero contentos. Cenamos y estuvimos hasta las doce de la noche contemplando un cielo maravilloso, totalmente despejado en el que se veía la vía láctea con una claridad pasmosa. Pudimos contemplar varias estrellas fugaces y meteoritos o lo que sea, estrellas que dejaban una gran estela durante tiempo y otras tan fugaces que apenas de veían en un abrir y cerrar de ojos.
Al día siguiente nos levantamos a las siete de la mañana y desayunamos para sobre las ocho y media comenzar una nueva aventura. Bajamos hasta la mitad del Gargantón, subimos a los Barrerones y de allí nos atrevimos a ir al Morezón, itinerario que nos llevó cuatro horitas que se nos hicieron eternas. Parábamos cada dos por tres pues las fuerzas nos fallaban y las piernas estaban resentidas del día anterior. Desde el morezón fuimos a Prado Pozas donde descansamos largo rato y tomamos un bocata para proseguir hasta la Plataforma, punto de partida del día anterior.





Al llegar a la plataforma estábamos destrozados, rotos, sin fuerza de ningún tipo.









Yo tenía en el coche una nevera con coca colas que estaban todavía fresquitas después del tiempo transcurrido.
Ahora voy a preparar el equipaje para irme a Italia con mi mujer, espero que la extenuación que tengo no me juegue una mala pasada cuando mañana aterricemos en Roma.
Hasta el día 31.






















4 comentarios:

Maktub dijo...

Bonito paraje, y si el montañero se cortó el pie...más rápidamente te hacias la ascensión, me imagino a Berna diciéndole a los chavales " vamos niños, rápido, que se nos va la mañana y no hemos hecho nada", jejjee. Es una bromilla, seguro que si hubieses estado más cerca y hubiera sido un corte en el pie, saldrías corriendo a la asistencia, el trabajo te presigue. Un saludo y a disfrutar en Roma. Buen viaje.

Raf dijo...

Que agradable sorpresa. Parece que además de compartir profesión compartimos afición.
Un saludo desde el sur de un podólogo montañero.

El Zaguero dijo...

Vaya caminata amigos Berna y José, yo prefiero ir al laguito que se forma cuando sube la marea a coger cangrejos ó orejitas jejeje.
Saludos desde Sevilla y felices vacaciones en Roma.

Saludos cordiales desde Sevilla.

P.D. El yate está en camino.

JUDITH dijo...

Hola!!!
Me llamo Judith Prieto y soy podóloga, hace poquito he abierto una
clínica en Zamora: Clínica Douro Podología. No sé cómo, mi marido
indagando por internet, encontró tu blog y llevamos varias semanas
leyendo tus aventuras tanto en la clínica como fuera de ella, la
verdad que no te aburres...
Si me he decidido a escribirte quizás ha sido por la insistencia de
mi marido... pienso casi como tú, nos estamos cargando la
podología... Yo como quien dice soy aún una "aspirante" a podóloga,
me falta muchísima experiencia y leyendo tu blog reafirmo mis
palabras, la verdad que a gente que empezamos como yo nos sirve de
mucho que alguien con experiencia nos cuente sus casos, cómo los ha
tratado... porque además creo que en este mundillo somos a veces un
poco "perros" con nuestros compañeros y la avaricia hace todo.
Uno de los mayores problemas que me he encontrado yo a la hora de
abrir mi clínica ha sido el tema de los precios... el colegio me
mandó un listado de tarifas mínimas para cada servicio y si te soy
sincera, creo que ninguno de los podólogos que están en Zamora las
cumple, con lo que yo me he visto obligada a reducir esas tarifas
mínimas y acomodarlas al mismo precio que mis compañeros de aquí. Cómo
una clínica nueva se va a hacer con clientela si empieza cobrando más
que el resto????
Otro defecto que veo y no sé cómo solucionarlo, o si yo no estoy
enterada..., es el tema de los cursos postgrado. Yo además de
podóloga soy enfermera, llevaba 10 años trabajando de enfermera hasta
que me lancé a abrir la clínica, y como enfermera he podido realizar
infinidad de cursos a distancia y presenciales para poder
especializarme más en los campos que me interesaban. Cuando me
colegié fue lo primero que le pregunté al presidente, y su respuesta
fue tremenda: "tú sabes en qué profesión te has metido???? me cuesta completar algun curso que hacemos y poco más que los tengo que llevar por las orejas" esas
fueron sus palabras más o menos (imagínate oirlas para alguien que quiere empezar algo).
Creo que se deberían de organizar más cursos... sé que en Madrid y
Barcelona pues hay masters y demás pero, qué pasa con Castilla y
León, siempre tenemos que ser los últimos en todo???. Si tú e puedes informar de algún curso estaría encantada, ya que, según mi punto de vista, el colegio que tenemos deja mucho que desear...
Siento haberte soltado todo este rollo, pero quería que supieras que
me encanta tu blog y sobre todo el poder ver casos reales y sus
soluciones. Además me pones los dientes largos con tus excursiones a la montaña, nosotros solíamos salir mucho por Madrid cuando viviamos allí, pero ahora con dos ratillas pequeñas en casa, se nos ha acabado ese tema de momento. Encantada de poder leerte, un saludo. JUDITH