sábado, 12 de septiembre de 2015

Pado Ureña, el torero de la cara triste, superó con creces un Puerto de tercera, en descenso.

Hoy corrida de toros de El Puerto, desigual de presentación y muy terciada para Salamanca, eso es lo que pienso. Lorenzo es un gran ganadero pero no entiendo como ha podido traer esta escalera de toros a la Feria de Salamanca, su tierra. Menos mal que no se han lidiado tres de los que salieron en el desenjaule. La corrida no ha estado bien presentada y varios toros anovillados y todos, todos, descastaditos, salvándose el segundo que no tenía fuerza, además de sospechosamente desgastadas las puntas de los pitones, cosa que he visto muy cerquita.
Hoy los toros no han sido picados, algunos picadores no han mojado ni las cuerdas de la puya, pero ni falta les hacía, venían con las fuerzas justas.
Creo que el presidente no ha estado bien manteniendo al primer toro en el ruedo, además ha cambiado de tercio a un toro con tres banderillas, lo mismo que en la novillada.
Morante de la Puebla, mi torero, soy Morantista, ha estado de pena. Al primero no ha querido ni verlo. Lo cierto es que el toro no tenía nada, ni fondo, ni emoción, ni nada, pero por lo menos hay que intentarlo y Morante no quiso hacerlo.
Morante en su segundo lo ha intentado pero tampoco lo suficiente, el toro no pasaba, no tenía fondo, no tenía fuerza, le costaba entrar.
Morante ha estado mucho tiempo delante de la cara del toro lo cual quiere decir que lo intentaba pues en otra situación no se anda con contemplaciones y lo hubiese matado si mas, pero no, lo intentó sin decisión y sin convicción.
Mal mi Morante, mal.

Manzanares, un torero de una estética incuestionable y de un gusto tremendo, tampoco ha estado bien aunque en su primero, si lo mata, le corta una oreja. 
Manzanares ha estado despegado toda la tarde, toreando para fuera y con la pierna contraria restrasada, como siempre la suele llevar.
El torero, preciosamente vestido de catafalco y azabache ha toreado para fuera en la mayoría de las series aunque para ser justos también ha pegado alguna buena serie hacia dentro y un poco mas ajustada, pero en general, ya digo, despegadito y para fuera, ¡ah¡ y con enganchones en su segundo en cada muletazo.
Manzanares pega unos espadazos tremendos, lo mismo que el Juli, pero ninguno de los dos hace la suerte como hay que hacerla, como dicen que mandan eso que llaman los cánones.
Paco Ureña, el torero de la cara triste, de la cara de pena, ha superado con creces este Puerto de tercera en descenso.
Ureña se ha justificado, ha salido con ganas y con gran predisposición.
Ureña es un torero seco, con valor y que no torea mal, hoy ha estado con pundonor, con muchas ganas y pegando buenas series intercaladas con otras mas vulgares, pero todas con ganas y emoción. Se ha justificado tanto con capote como con la muleta estando variado con ambos.
Verónicas, remate con una larga de rodillas, chicuelinas, naturales apretados y largos, derechazos, bernadinas ajustadas pero un tanto embarulladas, pases por alto y por la espalda pero sin concesiones gratuitas a la galería.
Si al segundo suyo lo mata a la primera, le hubiese cortado una oreja, y al haber cortado otra en su primero, hubiese salido a hombros.
Ureña, un torero honrado, seco, con valor al cual hay que darle su sitio.

Esto no es una crónica, es simplemente un punto de vista, mi punto de vista, sin florituras, sin literatura, escrita sin pretensiones de nada, solo una opinión mas.










No hay comentarios: