domingo, 12 de abril de 2015

Sevilla, Gracias, Gracias, Gracias. Aromas de romero, azahar, toros, semana Santa y Podología.

Sevilla tiene un color especial, Sevilla sigue teniendo su duende, me sigue oliendo a azahar, me gusta estar con su gente........
Me encanta ir a Sevilla y de esta ocasión vengo encantado.
Para mi Sevilla tiene connotaciones especiales, tiene aromas de romero y azahar, Sevilla huele a toros y a Semana Santa, ahora huele a Feria y a Podología, sí, a podología, pues cada uno siente sensaciones diferentes en la vida dependiendo de los acontecimientos vividos.
Llevo participando como docente invitado en el Máster Universitario de Cirugía de la Universidad de Sevilla desde su primera edición y me siento privilegiado por poder hacerlo.
Esta ocasión ha sido mas especial que las anteriores, a menos para mi. Me he sentido muy integrado con los alumnos, muy cercano a ellos, me han hecho preguntas muy interesantes y eso demuestra que van por buen camino. Dentro del grupo se nota que hay gente con expectativas.
Por otra parte ha sido especial por que me he sentido halagado por todas partes, una situación que sinceramente me gusta, me encanta, pero me supera, pues me sorprende grandemente.
Salía de clase con los alumnos del Máster y me estaban esperando unos alumnos del Grado de Podología para hacerse unas fotos conmigo, sorpresa total, pero encantado de ello y es para mi un honor, de verdad. Le doy las gracias a Marina Ballesteros, a Antonio Barron y a Pablo Morales por su consideración hacia mi.
Cuando voy a Sevilla, y siempre que puedo, me acerco a la Plaza de Toros, a la Real Maestranza de Caballería, si hay toros, a ver toros, si no los hay, a sentir nostalgia.
Paseando por Sevilla me llaman por mi nombre un grupo de chicos y chicas, yo no los conocía de nada, y me dicen que son podólogos y que siguen mi trayectoria, yo casi no me lo puedo creer, me sigo sorprendiendo y me siento totalmente halagado.
El viernes por la noche estábamos los alumnos del Máster, mi mujer y yo en la calle esperando para entrar en el Groucho, y un grupo de chicas me llama también por mi nombre y nos saludamos, me dicen que son podólogas, la situación realmente es para seguir sorprendido y creo que se me puso cara de tonto, solo dije que mucho gusto y dí las gracias, a veces no se que hacer en esas situaciones, me acobardo.
Pues bien, esto no es todo, el sábado sobre la una de la madrugada, pasando el Puente de Triana camino de la Calle de los Reyes Católicos, casi en la esquina, otro grupo de podólogos me llama, en principio no los conozco, uno de ellos me dice su nombre y sí, se quien era, posteriormente llegó otro al cual también conocía y nos saludamos, estaban celebrando una fiesta de su promoción; cuando estaba hablando con ellos, se acerca otra persona y me saluda también por mi nombre, era un taurino que me conocía. Estaba realmente sorprendido y mi mujer me decía que me conocen por todas partes y lugares, que soy como Julio Iglesias. Sandra Kaspar dice que soy como David Bisbal.
Bueno, las sorpresas aún no habían terminado pues en el hotel que yo me hospedaba me encontré al gran ganadero salmantino Moisés Fraile y a su mujer, dueños de la ganadería de El Pilar, que lidia en Sevilla el día 21 de Abril. 
Quiero de nuevo darle las gracias públicamente a los organizadores del Máster, a todos, pero en concreto a los Doctores Antonio Córdoba, Rafael Rayo y José María Juarez que tiene una mujer salmantina para mas inri, con quienes estoy en la foto, además de a Jesús Álvarez. 
Siempre han contado conmigo desde hace 6 años para formar parte del profesorado del Máster y eso es de agradecer y la verdad, estoy muy agradecido y para mi es todo un honor y un placer.
Uno de los días, Sandra Kaspar nos invitó a comer en el famoso restaurante Puerta Grande, donde se come bien y está lleno de arte, pinturas, esculturas y vestidos de luces de toreros famosos.
Yo disfruto en Sevilla como un enano y la verdad es que a mi, sí me huele a toro por todos los rincones, a Semana Santa y saetas, a duende y romero, y en esta época, a azahar y a feria, por que esta gente lo vive, vive su feria de Abril, vive la fiesta de los toros y vive su Semana Santa y además, presumen de lo suyo, lo cual yo aplaudo con todas mis fuerzas. Ensalzan a su gente, a sus personajes, sus tradiciones y su cultura.
En el restaurante Puerta Grande con Mari Mar.
Plaza de Toros de Sevilla, templo del toreo. Las plazas de toros donde mas veces he visto toros son, Salamanca, Madrid, Sevilla y el Puerto de Santa María, todas ellas verdaderas obras de arte arquitectónicas, por sí mismas.
En Sevilla también se vive su río, el río Guadalquivir llamado por los árabes, río Betis (Baetis) en tiempos pre-romanos. Sevilla no se concibe sin el Guadalquivir, donde se pescaban antaño barbos y se hacían en adobo, río por donde se navega hasta el mar, camino de Sanlúcar, y por su puesto, el río es vigilado por el Puente de Triana o de Isabel II, el cual divide a Sevilla y a Triana, pero ambas no viven una sin la otra.
Y hoy domingo, esta misma mañana, desayunado en una bodeguita, me encuentro con la sorpresa de ver un marco abrazando la partida de nacimiento original del Maestro Curro Romero, todo un ídolo viviente y uno de mis toreros predilectos.








Este es el acta original del diestro Curro Romero.

No hay comentarios: