martes, 4 de marzo de 2014

Dedo en martillo, cirugía. Cuando te invade la impotencia. Colombia, Cuba, Salamanca, Perú, Brasil, México....Argentina...

Desde que he llegado de Colombia tengo una agenda muy apretada y bastantes cirugías previstas. Esta de de un dedo en martillo a la cual acudieron Miguel Angel Agudo, Diego y Mamen. Las fotos fueron tomadas por mi hermana y por Miguel Angel pues en esta ocasión fue Diego el que se vistió para ayudarme. Quiero darle las gracias a Diego por el regalo que me hizo. Últimamente estoy operando a muchos pacientes de fuera de Salamanca. Este día hice dos cirugías, una de ellas a un paciente de Alicante y hoy he atendido a otros tres pacientes de fuera de Salamanca, una pacinete de Málaga, un paciente de Sevilla y una chica de Jaén, la cual me dio verdadera lástima, caso que luego comentaré.

Esta paciente de la cirugía del dedo en martillo es de Salamanca y quiero dar las gracias al compañero Arjona por que me ha mandado a otra paciente para operarla.

Realizando la anestesia, totalmente local, ni mas, ni menos.

Incisión dorsal semi elíptica.

Realizamos una doble incisión para eliminar la piel sobrante central, no resecando mucha pues el resto se va a reabsorber.

Una vez realizada la incisión, retiro la piel sobrante.

Sigo con la disección y al retirar la piel observamos el tendón del extensor largo del dedo.

En esta preciosa foto, muy bien tirada, podemos ver como estoy cortando el ligamento lateral interno.

En esta otra no tan buena, estoy cortando el ligamento lateral externo.

Luxamos totalmente la articulación y con una pinza de hueso separo totalmente la cabeza de la falange proximal y retiro hacia proximal el tendón extensor desvinculándolo de la falange.

Con unas cizallas óseas corto la cabeza de la falange por el cuello quirúrgico.
La paciente tenía el hueso con bastante osteoporosis y era muy blando, en vez de cortarse casi se aplastaba.
Cabeza de la falange cortada. Podemos observar el hueso esponjoso perféctamente, grandes trabéculas y muchos agujeros.

Tuve que limar muy cuidadosamente pues el hueso se desmoronaba.

Lavo con suero fisiológico y echo unas gotitas de Dexametasona en las partes blandas.

Finalmente suruto el tendón y los ligamentos, doy estabilidad a la articulación y suturo piel.

La disección fue estupenda, sin problemas, pero cuando vendé el pie y al retirar la isquemia, el dedo, como se puede ver en la imagen, quedó durante un rato largo, isquémico; tardó en recuperar la circulación, como si hubiese tenido un vasoespasmo.
HAY A VECES QUE A UNO LE INVADE LA IMPOTENCIA.
Últimamente estoy teniendo muchas pacientes para cirugías de rescate, algo que muchas veces es realmente muy complicado y que al paciente no le podemos dar ningún tipo de garantías, pacientes operados dos, tres y hasta cuatro veces con anterioridad.
En los últimos 6 meses he realizado unas 5 cirugías de rescate con resultados diversos, 3 de ellas con un muy buen resultado, dos, con resultado regular y una con mal resultado. De todas ellas, a 4 no quería operarlas bajo ningún concepto, fueron los propios pacientes los que decidieron operarse.
Hoy ha venido uno de esos pacientes que operé, en concreto Francisca Ramis Cano, la paciente de Málaga a la cual no quería operar pero que ella decidió someterse a la operación y gracias a Dios, con muy buenos resultados. Antes de operarse tenía grandes dolores, no podía caminar y casi no podía ni calzarse. Hoy ha venido a revisión y la verdad estoy satisfecho, muy contento y le doy gracias a Dios por haberla podido ayudar, pero............por otro lado, ha venido una paciente desde Jaén, una chica de 30 años, una chica muy guapa con un gran problema la cual me ha llenado de impotencia.
La chica ha sido operada en tres ocasiones por dos grandes traumatólogos, la primera vez en Granada y las otras dos veces en Sevilla, pero con unos resultados desastrosos. Pienso que la primera vez que la operaron cometieron un grave error, un error tremendo para una chica de 30 años y en las otras dos intervenciones posteriores, queriendo solucionar el problema lo agravaron.
Me ha traído todos los informes, radiografías y una resonancia reciente. Le he realizado un estudio radiológico y mirado por el fluoroscopio y el panorama es desolador. El verla a ella y a su madre casi me han echo llorar y son momentos en los que me siento realmente pequeño, impotente, sin saber que hacer ni que decir.
Le han realizado osteotomías varias veces, en el tercer, cuarto y quinto metatarsianos; se  las han realizado por cirugía percutánea y presenta pseudoartrosis debido a no uniones repetitivas. Debido a las veces que le han realizado osteotomías los tres últimos metatarsianos se han acortado bastantes y ahora tiene una sobrecarga en el segundo metatarsiano, pero un gran problema es que las pseudoartrosis le duelen mucho. Las cabezas del tercer y del cuarto metatarsianos se mueven, están flotando y elevadas y le duelen al movimiento, y la cabeza del quinto metatarsiano está desastrosa, totalmente elevada, deformada, con esquirlas y una posible fractura trabecular y eso que ya hace bastante tiempo de la última intervención.
Le estuve explicando las posibilidades que había de operarla y las expectativas y  eso, sin poder asegurarle los resultados, algo que moralmente me es imposible hacer. La pobre chica se echó a llorar, con ella, la madre, y casi se me saltan a mi las lágrimas al ver la impotencia y sentirla en mis carnes. !Qué mas quisiera yo poder asegurarle un resultado favorable!.
Esa impotencia de no poder ser capaz de asegurar un resultado me duele y cuando ves a un paciente desesperado y con ese dolor y que se echa a llorar a tu lado, me hace un nudo en la garganta, pero prefiero que la decisión de operarse salga de ellos, yo no puedo animarlos a hacerlo en esa situación.
Recuerdo el caso del Campeón de España de Halterofilia, el haltera de Valencia que tuvo un accidente de moto y tenía el pie destrozado. Yo tampoco quería operarlo pero el se decidió y todo salió bien gracias a Dios, pudiendo volver a trabajar y a entrenar y yo no daba un duro por su recuperación. Es uno de los casos mas satisfactorios pues tenía el pie con varias fracturas con pseudoartrosis y había sido operado varias veces por buenos traumatólogos. En fin....Dios Existe.
 
POR ÚLTIMO: se me presenta una año movidito. He llegado hace tres días de Colombia, a finales de este mes, en concreto el día 27 marcho para Cuba hasta primeros de Abril, en Mayo el Seminario de Salamanca, en Junio tengo dos invitaciones, a Perú y a Brasil, posteriormente a México y me tienen que confirmar lo de Argentina según me dijo Eduardo Moreno. A Perú me ha invitdo Deysi del Aguila, a Brasil Ítalo Batista, a México Jorge Romero y también Eduardo Delgadillo de Ortopod, y a Argentina como he dicho Eduardo Moreno para el curso de anestesiología. También me comentaron algo de Ecuador y si salen muchos pacientes la posibilidad de volver a Colombia. Ya veremos, pueden pasar muchas cosas.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Dice usted Dr.Basas:"Esa impotencia de no poder ser capaz de asegurar un resultado2.
¿Asegura resultados quirúrgicos?????
IMPRESIONANTE lo que dice a sus pacientes... Piense en ello.Saludos.

BERNA dijo...

Sí anónimo, sí, hay tratamientos y cirugías que puedes tener una previsión de resultados dentro de las posibilidades y probabilidades de efectividadr, error, fracaso.... Si un paciente me viene con un papiloma (verruga), le puedo asegurar que en un porcentaje muy alto le voy a solucionar el problema, lo mismo que si me viene con un dedo en garra, dentro del margen y porcentaje de error, pero hay casos en los cuales es imposible realizar una predicción. Si usted no es capaz de eso, me parece IMPRESIONANTE que opere o trate a un paciente a ciegas sin saber que puede ocurrir o teniendo una previsión de ello. Si usted no puede asegurar ningún tipo de resultados ni sus complicaciones es que no sabe que puede ocurrir, ....Piense en ello. Saludos
Y efectivamente, nadie puede asegurar al 100% un resultado.
Bernardino Basas

Daniel López dijo...

¿Por qué una artroplastia en 2º dedo y no una artrodesis?
Buen Blog.
Saludos.

BERNA dijo...

Hola Daniel:
Yo tengo la teoría de que si el dedo es reductible o semirreductible, llámese flexible o semiflexible, hago artroplastia, y si es rígido o irreductible realizo artrodesis. Otra cosa es actuar sobre extensores o flexores dependiendo de la causa que produce la deformidad y creo un error operar todos los dedos en garra o en martillo sistemáticamente por la misma técnica si tener en cuenta la causa que produce la deformidad.
Un saludo
Bernardino Basas