jueves, 18 de octubre de 2012

Ablación ungueal traumática. Isuficiencia cardiaca derecha. Doble fractura del 5º metatarsiano. Gracias compañeras y compañeros. Un podoprostituto convertido en Podomierda.

Una chica joven  ha venido por que la habían pisado en la uña del primer dedo del pie izquierdo hacía 5 días. El dedo estaba muy inflamado, pero lo curioso es que no se veía hematoma por ningún lado, tan solo un contenido completamente transparente, plasma, suero plaquetas, etc. pero no contenido hemático ni sanguinolento.
Abrí por la parte distal de la uña y salió el contenido líquido subungueal, viendo que casi toda la uña estaba levantada del lecho ungueal.
Decidí extirpar toda la uña, la cual sí estaba un poco adherida en la zona de la matriz y en los laterales por lo cual hubo que anestesiar a la paciente. La paciente traía las uñas de los pies pintadas con esmalte color azul oscuro eléctrico.
Aquí se puede ver el dedo con la uña ya extirpada.
Le realicé una cura y vendé el dedo. Ahora a esperar a ver como le sale y le crece la nueva uña.
Uña extirpada por su parte plantar o ventral.
Uña vista por su parte dorsal con la laca ungueal que traía en las uñas la paciente. !Cómo para ver algo con ese esmalte!.
Hace un mes vino esta paciente con edema en el tobillo derecho. Le mandé una analítica y no vi nada anormal. Sospeché de un problema cardiaco, en concreto de una insuficiencia cardiaca derecha. Le hice un estudio vascular y era normal. Le hice un informe y la mandé al cardiólogo diciéndole que por favor, volviese cuando el cardiólogo le haya visto y me trajese el informe, mas que nada para saber que le ocurría. Bueno, pues ha venido y me ha confirmado el diagnóstico que le hice, insuficiencia cardiaca derecha.

Si el ventrículo derecho bombea la sangre con dificultad (porque está débil), esta sangre se acumula en las venas de todo nuestro cuerpo. Además, en la insuficiencia cardiaca se producen una serie de alteraciones hormonales y de la función del riñón que desencadenan la retención de grandes cantidades de agua y de sodio.
Las venas se pueden distender y almacenar una gran cantidad de sangre. Pero si esta cantidad es excesiva la sangre tiende a salir de las venas hacia donde se pueda acumular sin problemas, por ejemplo, en el tejido celular subcutáneo (debajo de la piel). Por el efecto de la gravedad donde más se aprecia el acúmulo de líquido es en los pies, en los tobillos y en las piernas. A este acúmulo de líquido se le denomina "edema". Por eso, una de las manifestaciones más frecuentes de la insuficiencia cardiaca derecha son los edemas en las piernas. En los pacientes que permanecen horizontales durante periodos prolongados de tiempo (por ejemplo, durante un ingreso en el hospital de varias semanas), el líquido tiende a acumularse en la zona más declive (que ya no son las piernas), que suele ser en este caso la de la "rabadilla" (en la parte más baja de la espalda).
Si tras apretar durante varios segundos con el pulgar en la piel del tobillo, al retirarlo queda la huella del dedo (edema de los tobillos o signo de fobea), se debe a que se están reteniendo líquidos . Durante la noche, al estar tumbados la gravedad se iguala en todo nuestro cuerpo y se suele reabsorber, al menos en parte, el líquido acumulado en el espacio subcutáneo de las piernas, por lo que al despertar el edema de las piernas ha disminuido o incluso puede que haya desaparecido por completo.



Me ha llegado este paciente con una fractura a nivel del tercio inferior del quinto metatarsiano y del apófisis estiloides, fractura de Jones. Se había fracturado el pie hace tres días pero no fue a urgencias pues pensaba que no era nada.
En un principio férula e inmovilización durante 45 días, luego, ya veremos. Si la fractura va consolidando y observamos callo óseo bien, en otro caso, habrá que operar y fijar las fracturas. La que mas me preocupa es la fractura e Jones, la del apófisis estiloides.












Quiero dar las gracias a Alicia y a Maria Angeles, dos compañeras que me han mandado a unas pacientes para operarse, así como a otro compañero y otra compañera de Salamanca que me han mandado a otros dos pacientes, uno para operarlo y el otro con una gran infección.
Podoprostituto y Podomierda
¿Cómo es posible que un compañero quite a otro el trabajo para ponerse el por menos dinero?
Pues sí, esto es posible y esto ha pasado. Un compañero que trabajaba en una residencia ha dejado de trabajar en ella por que otro compañero (si se le puede calificar así, que no lo creo) ha ido ofreciéndose por menos dinero, con lo cual, han prescindido de los servicios del compañero que ya de por sí cobraba poco, para que el Podomierda de Podoprostituto comenzase a podomierdear en la residencia. Estas mierdas de podólogos abundan en la sociedad últimamente, y en Salamanca lo estamos sufriendo, pero no solo es Salamanca, toda España está llena de podoprostitutos y podoprostitutas que ya se están convirtiendo en podomierdas. Algunas compañeras y compañeros de Perú, Argentina y Brasil me comentan que en sus países está ocurriendo algo parecido, mucha prostitución podológica.
Realmente es denigrante, deprimente y despreciable, que un compañero le quite el trabajo a otro para ponerse a trabajar el por menos dinero.
Enhoramala, Podomierda.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Señor Basas, eso mismo que ha pasado respecto al que usted llama podoprostituto, está sucediendo en todos los trabajos y oficios desde hace años.. que digo años, siglos!! ¿Por qué ahora le pasa a los podólogos? Pues es sencillo: hasta ahora había trabajo para todos en clínicas propias, ajenas u otros subterfugios. Ahora, entre la crisis y las incesantes hornadas de nuevos "profesionales", no queda espacio, no hay trabajo y la gente, como comprenderá, necesita comer cada día.

Lo que usted está viendo y tan mal le parece se llama "libre mercado" y es uno de los pilares del sistema capitalista que nos hemos o nos han dado. Es una de las consecuencias, como dijo hace más de un siglo Marx (que no es santo de mi devoción), si el trabajo humano lo mercantilizas y lo pones a competir en un mercado igual que si vendieras patatas o melones, lo que tendrás será una progresiva reducción de precios (salarios) conforme haya más personas capacitadas para realizar el trabajo concreto.

Así que, señor Basas, hay dos opciones: o nos hacemos comunistas o aceptamos lo que hay. Las dos cosas a la vez no son una opción. Usted elige.

BERNA dijo...

Señor anónimo:
Yo elijo, y elijo respetar el trabajo que está haciendo otro compañero sin pisarlo, sin ir a quitarle su puesto, sin hacerle daño a propósito.
Señor anónimo, elijo que si uno está trabajando por 20, no ir yo a quitarle su trabajo por que voy ofreciéndome por 15.
Eso ni es capitalismo, ni comunismo, ni socialismo, eso es ser una mala persona, eso es ser un mierda, eso es ser un auténtico asqueroso, sea en la profesión que sea y desde los tiempos que sea.
La gente roba desde la existencia de la humanidad, unos por comer y otros por otras causas, pero ninguna de ellas es lícita para ganarse la vida. No creo que los podomierdas de podoprostitutos tengan tanta hambre como para ser tan rastreros e ir ofreciéndose por menos dinero de lo que cobra otro compañero para quitarle su puesto de trabajo.
Si usten justifica esto, sinceramente, no se que pensar de uste, me da mucho que pensar, y la verdad, nada bueno.
Yo no soy ni del PP, ni del PSOE ni del PCE ni de ningún partido político, solo me mueve el sentido común, el cual, está en todas las ideologías, las cuales, ninguna creo que justifiquen estas actitudes tan asquerosas que van en contra de todos los principios.
Si alguna ideología justifica estos medios es una auténtica porquería, y el capitalismo no justifica de ninguna forma el pisotear impúnemente a otro compañero; si justifica el libre comercio, que es cosa muy distinta.
Un saludo, y ya te digo, elijo, y elijo ante todo, ser persona y ser lo mas honesto posible, fuera de ideologías.
Bernardino Basas

Don Quijote dijo...

Señor Basas, creo que tiene usted toda la razón. La gente se pisotea sin escrúpulos, no le importan los demás y eso ni es de capitalismos ni socialismos, eso es de humanidad y sentido común. Justificar eso es ser igual que ellos en el fondo
Don Quijote

Anónimo dijo...

¿Puedo hacerle una pregunta señor Basas?

Imagine que usted vende fruta en un mercado local, en su pueblo o ciudad. Usted tiene fruta que vender porque tiene una pequeña plantación de manzanos y otra de naranjos. Resulta que un día viene un señor y monta una frutería en su pueblo y ofrece mercancía traída de otro sitio a mejor precio. ¿Cree que eso es ilegítimo?

Es más, le haré otra pregunta más clara y relacionada. Imagine que usted tiene una clínica podológica y en ella utiliza una gran cantidad de guantes. Habitualmente compra esos guantes a un comerciante que le ofreció traérselos semanalmente. Resulta que ahora llega un comercial de una gran empresa que vende los guantes a mitad de precio y con la misma calidad. ¿Será usted capaz de seguirlos comprándolos a mayor precio? ¿Verdad que no?

Pues el supuesto podoprostituto es igual. Él ha ofrecido su mercancía (su mano de obra) a mejor precio que el anterior ofertante y el comprador, obviamente, ha elegido la mejor oferta como no podía ser de otra manera. Quién ofrece su producto (el nuevo frutero, el comercial o el supuesto podoputo) no es una persona "sin escrúpulos al que no le importan los demás", es simplemente una persona que viéndose abocada a un mercado laboral casi inexistente vende su mercancía a un precio mejor que otros para hacerse un hueco en el mercado. Puede darle mil vueltas, pero el presunto podoputo solo ha utilizado las leyes del mercado para poder comer ya que no encontraba otra forma de hacerlo.

El problema es que ahora algunos se asustan porque el mercado está teniendo movimientos de precios a la baja, empiezan a haber convulsiones y eso a quienes anteriormente estaban cómodos cobrando un buen sueldo (totalmente justificado, por supuesto) les molesta que vengan otros a sustituirles. ¿Sabe cual es la solución para su amigo? Que baje él más su precio y se adapte a las nuevas reglas del mercado.

Esto se llama capitalismo, le guste a usted o no. Y es legal.

BERNA dijo...

¿Puede contestarme señor anónimo?:
¿Le gustaría que le quitasen a usted su puesto de trabajo por otra causa, sea la que sea?. Piense que todas las causas pueden tener justificación desde diferentes puntos de vista. Piense en usted mismo y que alguien le arrebate su trabajo...como sea y por lo que sea. Siempre habrá alguien que justifique el que le quiten a usted el trabajo.
Mire, yo defiendo la Podología, no mis intereses. Yo no me puedo quejar, me va bien, tengo que dar gracias por ello, pero miro por todo el colectivo en general y el compañero y compañeros que ha hecho eso, son unos auténticos mierdas como personas y como profesionale y eso no es ni capitalismo ni leches, eso es ser mala gente. Aunque también lo critico, que se ponga cobrando una miseria y se busque la vida sin quitar el puesto a nadie.
El capitalismo no está reñido con lo que yo promulgo, las leyes del mercado, en un mercado libre, las va poniendo la oferta y la demanda, como usted bien dice, pero la honestidad de las personas, la bondad de las mismas y el ser buena gente, no entiende de mercados, ni de capitalismo, ni de socialismo, ni de comunismo; y moralmente ese ser y quien lo defienda es un podomierda con muy pocos valores personales, y no estoy hablando de ilegalidad.
Bernardino Basas

Anónimo dijo...

Señor Basas,
No creo que sea de interés entrar en consideraciones personales. Estábamos hablando de generalidades, que creo que es lo interesante del asunto, pero si se empeña, hablaremos de temas personales.
Digamos que a mi me ha pasado en dos ocasiones. Una cuando empezaba en esto de la podología y fue algo muy parecido a lo contado por usted: otro podólogo ofreció mejorar los servicios que yo daba en un centro de día (en este caso no fue por un tema de dinero, sino de disponibilidad, ya que yo no podía ir allí todos los días que ellos querían). El segundo caso fue hace poco más de dos años, una señorita montó su clínica justo enfrente de la mía y con mucho mejores precios (cosa que se encargó muy bien de anunciar con un gran cartel en su balcón). ¿Que hice? Lo que se hace en capitalismo: competir. Bajé precios y ofrecí un mejor servicio. Hoy dicha señorita ha cerrado (no se que fue de ella, supongo que cambió de sitio).
Si no le gusta este sistema, sinceramente, váyase a Cuba, que allí no tendrá que competir y bajar sus precios, tendrá un salario fijo pase lo que pase y no tendrá que preocuparse por si alguien ofrece sus servicios en el lugar dónde usted trabaja (no lo digo por usted que me consta que es un gran profesional y, de momento, no necesita bajar precios ni mejorar servicios).
Saludos