viernes, 10 de febrero de 2012

Volver a torear en Salamanca. Torero y Bailarín. Sandra García.

Quiero dar las gracias a todos los que me animan a seguir escribiendo de podología, no os preocupéis, voy a seguir haciéndolo, pero cuando tenga mas ganas, de momento no. Hoy voy a contar otra pequeña anécdota de la segunda vez que toreé en la Plaza de Toros de Salamanca, otra nueva oportunidad aprovechada que no me sirvió para torear en la feria, pues a pesar de haber triunfado, no me pusieron en la novillada de Septiembre, como me prometieron.

En esta ocasión toreé con José María Bautista, de Alba de Tormes, hijo de Mateo, muchos años empresario de la plaza de toros de Alba. El cartel también lo componían Santiago Hernandez Moreno (Morenito de Salamanca), Rafael El Duende y yo. Este cartel me dio algún disgusto y mas de un dolor de cabeza. Lo organizó la Gerencia de Servicios Sociales la cual se puso en contacto conmigo para que le dijese ganaderías y toreros para actuar, pues los organizadores contaban conmigo para torear gracias al éxito que tuve el año anterior y que me supieron recompensar, no como la empresa de los Chopera ni los Choperita, que pasaron ampliamente del tema a pesar de hablar y echar las promersas que me hicieron en saco roto. Como iba contando, me dijeron que mirase yo las ganaderías y los toreros. Yo propuse las ganaderías de mi amigo Don Ángel Sánchez y Sánchez, abuelo de Félix García Cascón, la de Don Dionisio Rodriguez y la de Paco Madrazo pues la conocía bien y sabía lo con escoger. La ganardería de Paco Madrazo la desestimaron por haber lidiado el año pasado y que solo saliese muy bueno el novillo mio y el resto malos, la de D. Ángel Sánchez la desestimaron cuando fuimos a la finca vieron los novillos demasiado grandes y que el precio era alto pues el ganadero de Miguel Muñoz vendía sus animales caros pero le salían muy buenos y yo los conocía perféctamente; el precio fue el detonante mas que el tamaño para que no los comprasen. A Hernandinos no llegaron a ir por que se ofreció un ganadero de Alba de Tormes por un precio muy inferior y además ofreció a su hijo novillero para que torease, este ganadero fue Mateo, cuyos novillos se lidiaban a nombre de su hija, Juanita Bautista, la cual era una chica realmente guapa, y su hijo era el citado José Mª Bautista, el cual no tuvo suerte en el festejo, ni el pobre hombre en la vida, la cual le jugó una auténtica mala pasada. José María Bautista era una buena persona, un buen chaval, murió joven de una leucemia, una pena.
Como iba diciendo, me encargaron confeccionar el cartel pero como pasa casi siempre, casi nunca se puede hacer lo que uno quiere. La ganadería ya no la escogí yo, a uno de los toreros tampoco, pero ahora sigo con la historia. Propuse para torear el festival a Morenito de Salamanca y a El Rubio de la Glorieta, pero como casi siempre, alguien mete las narices y estropea las cosas; el caso es que aceptaron a Morenito de Salamanca pero quitaron a Manolo, El Rubio de la Glorieta y pusieron a Rafa "El Duende", que se pagaba un toro, bueno, ponía un toro pues parece ser que se lo regalaban como para matarlo a puerta cerrada. Total, que el cartel quedó del siguiente modo: novillos de Juanita Bautista (de Alba de Tormes), para los diestros, Rafael Sánchez "El Duende", Bernardino Basas "El Salmantino", Santiago Hernandez "Morenito de Salamanca" y Juan Mari Bautista. Como podéis ver en las fotos de arriba, el único que iba con el sombrero puesto era yo, pues era el único que había toreado anteriormente en la Plaza de Toros de Salamanca, La Glorieta.

Los novillos no salieron fáciles, ninguno, pero a mi me tocó el menos malo. El novillo de Juan Mª Bautista se dejó, le pegó buenos muletazos pues era un torero de clase aunque un poco frío y distante. El novillo fue mansote y se terminó pronto, no pudo hacer nada mas que estar discreto. Morenito de Salamanca estuvo voluntarioso, seco, pero su novillo no se prestaba al lucimiento, topaba en cada muletazo y siempre con las manos por delante. El Toro de El Duende no salió malo pero tampoco se empleó y Rafa estuvo voluntarioso.

Como he dicho anteriormente, el novillo mio fue el menos malo, pero nada de bueno, era muy pero que muy pegajoso y reponía en cada muletazo, revolviéndose y queriéndome coger en cada pase, quedándose abajo y oliendo los tobillos.

Poco a poco, a fuerza de tesón lo fui metiendo en la muleta y le pegué buenos muletazos, pero nunca hice una faena extraordinaria como en la primera ocasión en la que toreé en mi Plaza de Salamanca. No estuve mal, toreé bien, pegué buenos muletazos, sin modestia de ningún tipo fui el que mejor estuvo y así lo reconoció el público que me concedió las dos orejas aunque solo me entregaron una que partieron luego a la mitad, y así lo dijo Don Lance.

En la foto, Jesús Muñoz, el cual vino conmigo de banderillero, entregándome la oreja que luego fueron dos las que me concedieron y hubo que partirla a la mitad pues las mulillas ya se habían llevado al novillo al desolladero

Di dos clamorosas vueltas al ruedo. Nunca antes, ni en la primera vez que toreé en Salamanca había sentido tanto clamor y nunca antes me habían tirado al ruedo tantos ramos de flores.

La plaza presentó una entrada extraordinaria, asistió mucha gente, daba gusto torear en Salamanca con un ambiente así, en una Plaza de Toros preciosa, ante la gente a la que quieres y a pesar de no salir conforme con la faena realizada, el público valoró lo que se hizo en el ruedo ante los novillos, algo muy importante para un torero, que valoren tu faena dependiendo del animal que tienes en frente.
Como dije en mi anterior entrada, cambié de pareja de baile, no por nada en especial, solo por que Mari Sol, mi anterior pareja, ya no podía seguir dando clases. No fue difícil encontrar nueva pareja. A esta la conocí un día que fui a torear a su pueblo y posteriormente nos vimos con frecuencia. Un día apareció por donde yo estaba dando clases de baile y quedé con ella para dar clases en su pueblo, donde estuve enseñándole la técnica, pues ella era una excelente bailarina de todo tipo de bailes. Hoy en día baila de todo, Sevillanas, Pasodobles, Salsa, Merengue, Reguetón, etc, de todo. Una vez que aprendió a bailar Sevillanas se convirtió además en profesora. En esta foto estoy bailando con ella en Alaejos, un pueblo de Valladolid donde la plaza estaba abarrotada para vernos bailar. Como se puede ver en la foto, tenemos arte por los cuatro costados. El nombre de la "bailaora" es María del Mar.
Esta guapa chica de la foto de la izquierda es Sandra García, la Presidenta de mi club de fans, desde anoche.

A Sandra la conocí en Ecuador cuando fui a dar unas conferencias a Quito. Anoche estuve chateando con ella durante un ratito. Sandra es una podóloga peruana  que está ejerciendo en Ecuador y que las veces que hemos hablado me ha mostrado gran entusiasmo por la podología y afán de superación.

Sandra me ha dicho que le encantaría y le gustaría venirse a España a estudiar Podología en la Universidad. Me dice que ella tendría que compaginar los estudios con el trabajo para poderse costear los gastos de permanecer en España. Ya hay varios estudiantes de podología en las universidades españolas que proceden de otros paises como Colombia, Perú, Marruecos, Portugal. No es de extrañar que podamos tener dentro de no mucho tiempo alguna compañera mas de Perú y de Ecuador. Pues lo dicho, desde anoche, Sandra García es la Presidenta del Club de fans de Bernardino Basas, jajajaja. Las que se quieran apuntar que se pongan en contacto con ella.

No hay comentarios: