sábado, 10 de septiembre de 2011

Se fueron con las orejas puestas los descastados.

Hoy se ha celebrado la novillada de feria con un ambiente desolador en los tendidos. Ni el novillero puntero de la temporada, ni los dos salmantinos, son capaces de llenar media plaza. La tarde ha sido desangelada totalmente. No voy a entrar en pormenores del comportamiento de los novillos y de los novilleros, pero salgo decepcionado. La novillada en general, estaba bien presentada pero desigual. Un sobrero astifino pero muy escurrido. La falta de fuerzas y el punto de mansedumbre y descaste, ha estado presente en la mayoría de ellos, pero todos han merecido mas pues ha habido novillos buenos que han merecido irse con las orejas cortadas. El último novillo le ofreció las dos orejas en bandeja y no lo supo entender. El segundo novillo debió irse al desolladero también sin las orejas pues le ofreció las dos orejas y el novillero se conformó con contarle una sola y con poca fuerza.


No quiero ser duro ni entrar en todo lo que pudo ser y no fue, pero todos los novillos presentaron alguna oreja para ser cortada.

En esta ocasión ni Damián Castaño, el cual puede dar muchísimo mas de si, ni el líder del escalafón, el Segoviano Victor Barrio, toreado, con buen concepto del toreo, pero sin ángel; y el otro salmantino, Ángel Bravo que no hizo honor a su apellido, estuvieron a la altura de las circunstancias.

Que pena que pudiendo haber cortado al menos seis orejas, solo se cortara una y casi sin petición.

Hubo novillos buenos pero ninguno rompió, ya he dicho que casi todos descastaditos, con poquita fuerza y estando al límite del peligro, en la frontera del suicidio ganadero en el cual se encuentran muchas ganaderías. Alguno de ellos tenía muy buena presentación, astifinos y rematados, otros, un poco al límite, pero en general, bien presentada como he dicho en un principio.


Los novilleros, ¿estuvieron bien?, pues no, ¿estuvieron mal?, tampoco, lo que pasa es que no estuvieron a la altura de las circunstancias y estas oportunidades no se pueden dejar escapar.      Victor Barrio es muy pulcro pero el personal se queda esperando algo mas, no ha llegado a los tendidos. Este torero está para tomar la alternativa el año que viene, algo en lo que está pensando Damián Castaño, según dicen pero creo que tal vez debería estar un año mas de novillero. Damián ha mejorado mucho, está mas serio y templado, pero ahora le falta estar mas en novillero sin estar arrebatado. Siempre que puedo sigo a Damián y creo en sus posibilidades.






Ángel Bravo tuvo momentos muy buenos pero sus faenas fueron de muchos altibajos, sobre todo en el último, el cual le brindó las dos orejas y no supo arrancárselas. Pegó series muy buenas, pero otras tan vulgares y tan enganchadas, que estropeó toda la labor.                         En fin, oportunidad perdida.

No hay comentarios: