sábado, 2 de abril de 2011

Antonio Basas. Onicomicosis con ácido nítrico. Hallux Valgus. Dedo supraductus.

Antonio Basas es mi padre, Antonio Basas es uno de los pioneros de la podología española. Antonio Basas es de los pocos podólogos que quedan en España de la primera hornada de podólogos que comenzó a levantar estar profesión, de los pocos que quedan de esa pandilla de podólogos liderados por Leonardo Escahs Clariana (fallecido el 24 de Febrero de 1981) y primer presidente de la Agrupación de Podólogos de España. Mi padre, junto a otro grupo de podólogos como por ejemplo Juan Vidán, Pablo Vilató, Albalá, etc....(ya pondré algo en una entrada), todos ellos liderados por Escahs, fueron en numerosas ocasiones al Ministerio en una época en la que Franco gobernaba España y muchos le tenían miedo y no era fácil llegar a que te recibieran en un organismo como era un Ministerio, algo que hoy en día parece fácil y al alcance de muchos. Hoy Sábado 2 de Abril de 2011, el Colegio de Podólogos de Castilla y León, ha hecho un homenaje a varios podólogos de los de antes, y cuando digo de los de antes, me refiero a podólogos de los primeros que utilizaron la palabra PODÓLOGO dentro del sistema sanitario, una vez que los pedicuros, cirujanos callistas, callistas, fueron abolidos por la PODOLOGÍA. En esa época fue cuando comenzó la era moderna de la podología, pues ahora estamos en la era cuaternaria y que algunos la están degradando hasta la prehistoria con sus actos, y después de todo lo conseguido últimamente, y últimamente me refiero a las competencias en ortopodología, cirugía, decreto de rayos X, ley del medicamento, Grado.......creo que los compañeros que la desprestigian con sus actos, haciendo una competencia totalmente desleal, prostituyéndose como rameras de esquina y actuando no como simples callistas, sino como pedicuros de la era del protobarberato, no merecen el llamarse PODÓLOGOS. La era actual de la podología en nada tiene que ver con los primeros años de la podología española, pero gracias a todos estos compañeros, la podología comenzó a dar sus primeros pasos como profesión y por eso, me parecen justos estos homenajes. Entre los homenajeados estaba mi padre, el único, y digo el único de todos lo homenajeados hoy, que acompañó a Leonardo Escachs en esa época, el único que estuvo presente en la creación de la primera Agrupación de Podólogos de España, y posíblemente el que mas congresos se ha metido entre pecho y espalda, organizando el primer Congreso Nacional que se organizó en Salamanca y que fue el primer gran evento en cuanto a número de asistentes a un congreso nacional de los celebrados hasta entonces. Entre los otros homenajeados estaba Pedro Arroyo, una gran persona, el cual ostenta el nº 1 de colegiado y al que mi padre elogió diciendo algo que no sabíamos nadie, que gracias a Pedro Arroyo, él se decidió a hacer podología. Enhorabuena y gracias al Colegio de Podólogos de Castilla y León por estos homenajes, creo que han estado muy acertados, gracias a su presidente José Luis, a María José y a toda la Junta Directiva. Solo una pequeña anotación, que estos homenajes no se hagan tan tarde, es posible que mañana alguno no pueda disfrutar de este merecido momento, es preferible que en vida, aunque sea a menor edad, reconozcamos a los que han hecho algo por la profesión. No solo hay que hacer homenajes por ser un veterano de la podología, por ser mayor, por jubilarse, reconozcamos en vida a los que se han partido el pecho por la podología, por los que han hecho algo activamente por nuestra profesión, por los que han dado la cara en cada momento para que esta profesión siga adelante y sea mejor. En este caso mi padre tenía todo eso, un montón de años luchando en la Agrupación de Podólogos de España, un montón de años en la Federación de Podólogos de España, un montón de años de Delegado de Salamanca y todos los años dando la cara y asistiendo a casi todas las Asambleas Generales, estuviese quien estuviese de presidente. Merecido también el homenaje al Presidente del Colegio de Podólogos, José Luis Muñoz, el cual me precedió después de pasar la presidencia de la Asociación Castellano Leonesa de Podólogos a la presidencia del Colegio, hace ya 11 años, algo que no es moco de pavo, y yo sé que es eso. Eso tiene gran mérito, y mas, pasando los malos momentos tanto personales como profesionales como por los que pasó José Luis.

Mi padre en su pequeño discurso.
José Luis, hablando sobre mi padre. Mi padre, yo y Pedro Arroyo.










De izquierda a derecha, yo, mi hermana Carmen, mi madre y mi padre.

Ahora pongo unos casos de los que he tenido estos días. El primero es el de una paciente a la cual le realicé una ortesis de silicona en omega para alinearle los dedos. El tercer dedo lo tenía supraductus, y a consecuencia de ello, el cuarto dedo sobre todo, y el segundo dedo, se estaban infraduciendo. Podéis ver el efecto de la ortesis y ver la forma que le di para bajar el dedo y alinear los otros dos.




Otro caso que he tenido ha sido el de una mujer que operé de juanetes y vino a curarse. Se pueden ver las radiografías tanto prequirúrgica como postquirúrgica. En la primera radiografía vemos la luxación de los sesamoideos y el hallux valgus que presentaba. En la segunda radiografía vemos a la paciente después de operada. Juanete quitado, hallux valgus corregido y sesamoideos posicionados.





Este último caso que pongo es el de una mujer que vino con onicomicosis. Es el primer caso en mi vida que comencé a tratar con ácido nítrico para un onicomicosis siguiendo las instrucciones de la compañera Jakeline Delgado. Fijaros en el proceso. En un principio la uña estaba la uña prácticamente perdida y el lecho afectado por la micosis. A la paciente se le había tratado con todo, desde tratamientos tópicos con Ciclochén, Odenil, hasta tratamientos por vía oral como el hongoseril que le mandaron en dermatología en un hospital de Salmanaca, hasta el Lamisil que le había mandado yo. Nada le solucionó su problema, pero le propuse tratarla con el ácido nítrico y en tres meses la uña dio un cambio total. Desde la primera a la última foto han pasado cinco meses y como se puede ver, no tienen ni comparación.

Aquí vemos la uña en su estado actual. No se ve una uña totalente normal, se le ven lineas longitudinales y una zona mas blanquecina en la parte de la izquierda, sobre todo en la parte distal, pero creo que está mejor que cuando vino por primera vez. Este estado actual no lo consiguió ni el Hongoseril, ni el Lamisil, ni el Ongoseril ni nada de nada, el estado actual se lo debe al ácido nítrico, y en concreto, a la Bruja de Popayán.


4 comentarios:

Eduardo Sala dijo...

Hola Bernardino, felicitarte por tu blog del que ya sabes soy fiel seguidor. Estoy interesado en el tto. con ac. nitrico para la onicomicosis. Que pauta utilizas? Creo recordar que en alguna entrada anterior dabas pincelaciones cada 2 semanas. En que concentracion?
Gracias Bernardino, Un saludo.

BERNA dijo...

Hola Eduardo. La dilución que hago es 70% de nítrico y 30% de suero fisiológico cada 15 días. Ya hablaré mas en otra entrada pues me preguntan mucho y me escriben a mi correo. Un saludo
Bernardino Basas

Miguel Angel Agudo dijo...

Un merecido homenaje para un gran podologo al que en esa pandilla que mencionas le llamaban "el Niño".
Tengo mucho que agradecerle a ese niño ya que me enseño muchas cosas que no se aprenden en la universidad al igual que a toda la familia...Asique desde aqui un abrazo fuerte y que el niño sigua adelante como hasta ahora

BERNA dijo...

Muchas gracias Miguel Angel. Un saludo y abrazos de todos los Basas.
Berna