sábado, 25 de diciembre de 2010

Jakelin Delgado, Enrique Villalba. Fin de año quirúrgico.

No sé por qué se ha levantado tanta polémica por el dichoso tratamiento de la onicomicosis con ácido nítrico. En ningún momento he dicho que yo he sido el primero en realizarlo en España, en ningún momento he dicho que yo he sido el pionero, algo que no pretendo, y en ningún momento he dicho que este tratamiento sea la panacea, ni mejor que otros, tan solo he dicho que he comenzado a utilizarlo después de mi viaje a Colombia. Nunca lo había oído y la primera vez que lo vi fue en Popayán, de manos de la compañera Jakelín Delgado que ha sido la que me enseñó como realizar dicho tratamiento. Cuando lo publiqué por primera vez en mi blog, tuve varios comentarios al respecto, uno de ellos de Enrique Villalba, el cual escribió su primer comentario sobre el tema el día 3 de Noviembre en mi blog, y me dijo que lo llevaba utilizando hace unos cinco años. Enrique Villalba tiene tratados ciento y pico pacientes con buenos resultados, yo tan solo tengo seis paciente a los que estoy tratando desde hace dos meses y no puedo aseverar nada al respecto todavía. He visto en manos de la compañera Jakelin Delgado que el tratamiento funciona y si el compañero Enrique Villalba lo asegura sobre ciento y pico pacientes a lo largo de cinco años, quiere decir que el tratamiento no es ninguna tontería como aseguran algunos, los cuales abogan incondicionalmente por los antimicóticos orales y los tópicos. Yo tengo que decir que a todos los pacientes que comienzo a tratar de onicomicosis les realizo un cultivo y si este es positivo, los trato normalmente con antimicótico por vía oral y en algunos casos ayudado de antimicóticos tópicos. Así y todo, en muchos casos, el tratamiento es un fracaso, y después de tener al paciente sometido a un tratamiento por vía oral, no consigo solucionarle el problema. En cuanto a los antimicóticos tópicos solamente, la mayoría de ellos fracasan en estadios avanzados cuando la uña está muy afectada y después de tenerles por ejemplo nueve meses con Odenil, y el paciente realizando bien el tratamiento, este, también fracasa. Es entonces cuando la compañera Colombiana me dijo que ella utilizaba el ácido nítrico. El compañero Enrique Villalba, en varios comentarios dice que lo hace con ácido nítrico al 60% y da algunas pautas de tratamiento en sus comentarios de los días 3 y 5 de Noviembre. Otro comentario firmando por un tal Panete, el día 13 de Diciembre me insta a realizar un artículo-estudio sobre el tema, a corto y largo plazo. Otro compañero me dice que él también lo está utilizando desde un viaje que hizo a Perú y lo utiliza desde hace dos años y dice literalmente que va de coña, y otro reputado podólogo, compañero conocido por todos el cual me escribió a nivel privado pidiendo no publicara su correo, dice lo lleva utilizando desde hace tres años con excelentes resultados, osea que no soy el único ni el primero en utilizarlo, que quede claro. Hay mucho zoquete en la vida, zoquetes que no saben leer, que no leen y dentro la podología parece ser que muchos. He recibido otro anónimo que he publicado que me pone que no me apropie de lo que no es mio, que tenga un poco de vergüenza, que sea honrado, !tendrá poca vergüenza el sinvergüenza!, este es otro de los que lee solo lo que le da la gana, otro que no sabe leer, otro que quiere tocar las narices. Algunas veces estoy hasta los bolindroquios y me dan las ganas de dejar el blog. Otro anónimo !(pero qué valientes son algunos idiotas)! me dice que él lleva haciendo ese tratamiento desde hace tres años con buenos resultados y que me quiero yo ahora apropiar de dicho tratamiento, que según dicen en el blog de Quirós el pionero es Enrique Villalba y yo le quiero robar el protagonismo, ¿pero cuándo he dicho o insinuado yo eso en mi blog?, hay que ser necios, malas personas y querer hacer daño a posta para desprestigiar a uno. Por favor, leer bien desde que colgué la primera entrada sobre este dichoso tratamiento el cual lo aprendí como ya he dicho en Popayán (Colombia), de manos de la compañera Jakelin Delgado, la cual lo lleva utilizando mucho mas años que cualquiera de los españoles y no se ha dado por ofendida en ningún momento de que yo me quiera apropiar de la primicia de ello. Otro anónimo que no he publicado (es de un profesor de universidad, se supone por lo que dice) por que me pone a parir y me ofende tremendamente, dice que los profesores de podología de la universidades españolas son buenísimos, que son los mejores profesionales de la podología que hay en España, que cualquiera de los profesores de podología nos dan una lección a cualquiera de los podólogos clínicos. Este es tonto, otro que no sabe leer. Yo he dicho que muchos de los profesores de las Universidades que están dando Podología, no tienen ni idea, que nunca han sido clínicos, nunca han cogido un bisturí y muchos son tan solo teóricos, pero repito, muchos, NO TODOS. Dentro de la Universidades hay grandes profesionales, grandes podólogos clínicos, grandes docentes, extraordinarios y eminentes compañeros que salvan la situación actual de las Escuelas de Podología (esto no lo digo yo solo, se ha dicho en todos los blogs y está en boca de todos, no sé por qué el lapidarme a mi ahora de ese modo y que casi nadie (muy pocos lo han hecho) salga en mi defensa, algo que me da igual, pues es lo que pienso y nadie me va a hacer cambiar de opinión). Siento todo este embrollo que se ha creado, las falacias que se están vertiendo contra mi persona y el querer hacerme daño gratuitamente, por que siento que haya tanto cobarde anónimo que no sepa leer e interprete a su forma y modo lo que nunca he dicho e insinuado. No tenía pensado realizar esta entrada pero ante tanta mezquindad de algunos cretinos que lo único que hacen es crear resquemor y desestabilizar la buena armonía entre compañeros, no he querido dejar de aclarar ciertas cosas. Aún no entiendo estas luchas entre nosotros, estas envidias, este malestar, sinceramente, no lo entiendo. Repito, se me puede criticar, se puede debatir lo que hago o dejo de hacer, se puede estar de acuerdo o no con lo que hago y con lo que digo, pero nunca insultarme, intentar desprestigiarme ni atribuirme algo que no he dicho. He demostrado en suficientes ocasiones, que he publicado todos los comentarios que se han vertido en mi contra, he tenido el suficiente valor de publicar algunos que incluso me insultan, pero ya se me terminó la paciencia, solo pondré los comentarios que me dé la gana.
Comienza la recta final de fin de año. El lunes y el martes tengo dos operaciones complicadas, sobre todo la del martes, muy complicada. El lunes opero a una chica de juanetes y el martes intentaré solucionar este gran problema que podéis ver en las fotos de una paciente de Málaga enviada por el compañero malagueño Iván Cristal, al cual he invitado a la intervención, a la cual vendrán Rocío Marcos y Miguel Angel Agudo. Estas fotos ya las colgué en una entrada anterior y es de una paciente operada dos veces, a la cual le voy a realizar un refrescamiento de todos los fragmentos óseos y le voy a poner injertos, a ver si es posible que le quite los dolores, si estos cogen y osifican adecuadamente. A la operación del lunes asistirán Jorge Buch y Rocío Marcos. El miércoles tengo una de dedos en garra a la que asistirán Ana y Judith, y la última del año es una onicocriptosis para el día 30. Ya contaré que tal se ha dado la próxima semana.
























De nuevo, Feliz Navidad para todos y que terminen estas absurdas discordias.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Bernardino.Espero que sigas triunfando.Feliz Navidad.E.V.

Anónimo dijo...

El que quiera atribuirse un merito aduciendo que el fue el primero en nombrarlo en tal o cula blog solo demuestra lo gran ignorante que es y los que defienden esto tambien. El que quiera meritos, que lo publique en una revista cientifica, que se curre las busquedas bbliograficas, que describa el metodo, que pase por los filtros de los editores y que la revista le acepte el trabajo y entonces y solo entonces podrá decir que tal dia, en el numero x de la revista y fui el primero en publicar tal cosa. Que profesión de cutres, ignorantes, analfabetos cientificos y mediocres....

Panete dijo...

Bernardino, gracias por hacer una referencia hacia mí en la entrada, pero no lo merezco. Sólo soy un mindundi recién salido de la Universidad con afán de aprender. De aprender clínica, de cómo tratar a mis pacientes en una clínica privada. Lamento decir, que en este aspecto no me fio de mis apuntes de la carrera (de la mayoría),cuando tengo una duda consulto un foro o un blog.¿Por qué?. Pues porque son casos reales y actuales, no falseados y en un ámbito privado, que al fin y al cabo es dónde nos movemos la mayoría. Y para datos y nombres de patologías, ya existe la wikipedia y los libros. Resulta que observo que usas un determinado tratamiento, de fácil aplicación y obtención sobre el cual jamás nadie nos habló en la carrera:“ácido nítrico para onicomicosis”.Me llama la atención puesto que tengo varios pacientes a los que no es recomendable “ petarles el hígado con antifúngicos a cholón”.Me informo, veo que no hay mucha bibliografía al respecto y decido que a lo mejor podríamos ponernos a realizar un artículo-estudio para su publicación. Creo que así es cómo se deben hacer las cosas. Tambien descubro que el láser no se usa mucho, pero que tambien tiene buenos resultados. ¿Por qué no se usará? Pues porque son cosas de “sudacas”, y todo lo que venga de allí seguro que tiene más que ver con el chamanismo que con la ciencia (piensan algunos). Yo no descarto ningún tratamiento, será porque a mi no me lleva de putas ningun comercial de ninguna farmaceutica. Ahora bien, mañana el Cristiano Ronaldo dice que ha tenido onicomicosis y se ha tratado con láser y a ver quien es el guapo que no se sube al carro.
A mi no me vale que me digan: “niño, no uses la cantaridina que es caca”, “la bleomicina no la uséis que es mu mala”.Y en cuanto empiezo a ejercer me encuentro con un paciente al que un dermatólogo le ha pautado bleomicina tras usar nitrógeno liquido, ácido salicílico y argenpal sin resultado satisfactorio.¿estamos todos locos o que?No creo que los dermatólogos entre sí se pongan a parir.La verdad es que estamos quedando como gilipollas entre nosotros como compañeros y para con los demás profesionales sanitarios.
Por consiguiente, quiero agradecer la labor divulgativa que realiza con este blog Bernardino, de manera altruista. Ya me merece un respeto y me resulta encomiable. No tiene la verdad absoluta(ninguno la tenemos), pero compartir su experiencia gratuitamente, con sus éxitos y errores ayuda, y mucho. Algún profesor se podría aplicar el cuento y ecribir en un foro un blog.(si tiene lo que hay que tener).
En una presentación de una tesis doctoral, una de las doctoras del tribunal, afirmó que alguien no es una eminencia en lo suyo, hasta que no publica en inglés, en una revista internacional de determinado impacto. Que se vuelvan a aplicar el cuento algunos profes, resulta que los que publican en inglés, son de lo más humilde y algunos bastante activos en foros.
Bueno, no me extiendo más, que ya he soltado un buen rollo. Un saludo y ¡Feliz Navidad!. Próspero 2011 sino publicamos hasta entonces.

Anónimo dijo...

Quién ha dicho que ese tal Villalba fue el primero en utilizar el ácido nítrico para las onicomincosis?. Llevo mas de treinta años de profesión y la primera vez que utilicé este tratamiento,--el cual va fenomenal y lo utilizo para pacientes con problemas de hígado a los que no les puedo mandar antifúngicos orales y para los que han fracaso los tratamientos tópicos,-- hace mas de doce años y me lo dijo otro compañero que lo aprendió en Cuba donde también lo utilizan. Utilizarlo por que va bien.

Anónimo dijo...

En España,Villalba ha explicado el porqué de utilizarlo y ha relacionado los conceptos micológicos y de avance y extensión las micosis con el efecto de los ácidos, incompatibles con estas formas de vida microbiana, nadie antes ha dado pautas de como utilizarlos, ahora cualquier chiquilicuatre dice que lo utilizaba sin explicar cómo ni por qué.El mismísimo Bernardino le dió las gracias a Villalba cuando este ilustre pionero describió su método y le dijo en tenor literal lo siguiente:"gracias compañero".

Anónimo dijo...

Villalba o ultimo anonimo, tio NO tienes razón, un blog no es el medio de atribuirse un tratamiento avalado cientificamente. ¿Pautas? que le explique alguien a un juez que el tratamiento lo dijo Villalba y que se utilizo en un diabetico causandole una ulcera. Tios teneis el mismo criterio que los tratamientos que dan los curanderos en el mercadillo de los pueblos, o la vecina de enfrente, no sea que alguien diga que hay curanderos que son de fiar ahora en el siglo XXI.

Anónimo dijo...

Hay que ser clínico y experto, no lo puede aplicar cualquier tonto o persona inexperta, cuando dominas esta técnica son los mismos pacientes los que te piden que les coloques tópicamente el ácido, igual que cuando te piden unas plantillas al estropear las viejas.

Javier Ordoyo Martin dijo...

Berna tiene razón en su comentario sobre las Universidades, pero no es un defecto exclusivo de la Podología; afecta a todas las áreas de conocimiento. Invito a leer el siguiente artículo para reflexionar:

La falta de excelencia en PISA: ¿Y si la culpa es de la universidad?
by Antonio Cabrales on 27/12/2010

http://www.fedeablogs.net/economia/?p=8480#more-8480

Como triste anécdota, en un curso me comentaron el caso que la asignatura de biomecánica la daba una psicóloga!! Cómo había ganado la plaza y no sabían donde colocarla la enviaron a Podología.

Y sencillamente estamos sufriendo los resultados de la política de cantidad (abrir muchas escuelas de podología o de lo que sea) frente a calidad (campus de excelencia). No había suficientes clínicos con experiencia para cubrir los puestos (y poca disposición a optar por una plaza; que también hay que decirlo) y se fue rellenando muchos puestos con personal que carecía de experiencia clínica.

Quizá la crisis económica tenga cómo efecto positivo primar la excelencia sobre la cantidad. Veremos.

Anónimo dijo...

ORDOYO, TIENES RAZÓN AL IGUAL QUE BERNARDINO, ES LA PUERA REALIDAD LO QUE DICE.