viernes, 19 de noviembre de 2010

Lisardo Sánchez. Operación Badajoz. Paciente anónimo se queja. Compañeros anónimos se quejan del Consejo General de Colegios de Podólogos.

Ayer Viernes fui a Badajoz a operar con Pepe Marroyo. Me levanté temprano y me fui por la Sierra de San Pedro para visitar algunas fincas de ganado bravo. Salí de Salamanca lloviendo, llegué a Badajoz lloviendo y regresé por la noche a Salamanca, lloviendo. Por la primera finca de ganado bravo que pasé fue por Zalduendo, pero el camino estaba anegado de agua y llovía copiosamente por lo cual, le tiré una foto al letrero indicador y seguí camino. La siguiente finca que visité fue la de El Litri en la cual vi poco ganado preparado para la presente temporada. Seguí camino hasta llegar a los dominios del ganadero salmantino Lisardo Sánchez, el cual tenía un gran imperio, juntando mas de 10.000 hectáreas. Pasé por una de sus fincas, La Torre del Cubillo, hoy tan solo queda una parte de ella en manos de la familia, parte que lleva una de las biznietas si no estoy confundido, gran aficionada a los caballos, a la cual traté de una fascitis plantar. Posteriormente fui a la zona de Botoa, donde tenía el cuartel general en Extremadura. Me dio pena ver como todas esas miles de hectáreas estaban desmanteladas en pequeñas "macetas" de terreno, y como las casas y dependencias estaban en ruinas.

Algunas de ellas, con el todavía hierro de Lisardo Sánchez, las han comprado para hacer establecimientos hosteleros, como por ejemplo, la de la foto.







En una de las partes de la finca que quedaba en manos de la familia y que le tocó a una de la hijas de D. Lisardo, concretamente a la hija que hizo la residencia de la tercera edad de la foto, la cual cedió a una congregación religiosa de monjas pertenecientes a la orden de Las Hermanitas de los Pobres de Maiquetía. A esta hija de D. Lisardo Sánchez y Sánchez la operaron de juanetes en Madrid y al cabo de los años la operé de nuevo yo. La residencia es una preciosidad. En los azulejos se puede ver la inscripción de Residencia Hogar, Lisardo Sánchez, en homenaje a este gran ganadero salmantino, gran terrateniente y buena persona.













Con Pepe Marroyo, Dn. José Marroyo, en una parte de su clínica. Conozco a Pepe desde hace casi 20 años, hemos vivido juntos montones de experiencias y anécdotas; hemos ido un montón de veces juntos a Estados Unidos, unas veces en compañía de otros compañeros y varias veces los dos solos. Marroyo es posiblemente y sin riesgo a equivocarme, el podólogo que mas cirugía dermatológica hace en toda España. Ayer, durante mi estancia en Badajoz, vi el libro de cirugías y había realizado durante todo lo que va de año 2010, mas de 400 operaciones de lesiones en la piel; lesiones de todo tipo como melanomas, carcinomas, quistes mixoides, lipomas, lesiones pigmentadas de todo tipo, etc. Todas las envía a anatomía patológica, como debe ser. Con Pepe he vivido experiencias de todo tipo, simpáticas y alguna de ellas un tanto desagradables, pero todas ellas positivas. Es uno de los profesionales mas metódicos que conozco y muy preocupado de la evidencia científica y de la bioética, algo que ahora está muy de moda y que ya me hablaba de ello hace casi 20 años.
Hoy hemos operado a una mujer que como podéis ver en la foto, padece de Hallux Valgus y del segundo dedo en martillo. Hace unos siete años le realizamos otra intervención y quedó contenta.






























































































Una vez terminada la operación había citado a otro paciente con dos problemas serios como podéis ver en las siguientes fotos.












El paciente padece una osteomielitis.

































Osteomielitis a consecuencia de una úlcera en el pulpejo del primer dedo del pie derecho, úlcera que fistulizaba hasta el dorso y salía por la matriz ungueal. En esta foto vemos una de las puertas de entrada de de la fístula.








































Parte plantar en la que casi no se observa puerta de entrada, pero que ha estado mucho mas abierta y fue el principio de la osteomielitis, osteomielitis con mucho tiempo de evolución.












El otro problema que tiene es el que veis en las siguientes fotos. Fijaros en el segundo metatarsiano y sin comentarios.



































Un paciente anónimo al que no he publicado su comentario, pone a parir a un compañero que le operó y según el paciente le ha engañado y no quiere saber nada del problema causado. Dice que Mariano de Prado no le ha querido tocar el pie, y que según Ramón Viladot, le tiene que practicar una artrodesis y que dentro de unos 10 años le tendrán que volver a operar. Dice el anónimo paciente que le han dejado inválido, y digo yo ¿por qué no dice usted el nombre para que pueda publicar el comentario y decírselo al compañero causante de su desgracia?. El paciente afectado dice que el compañero que le operó es un mafiosete que dice ser uno de los mejores cirujanos del mundo y que lo que quiere es tener cada vez mejor barco y que le a jodido la vida. Unas declaraciones muy fuertes que no pueden ni deben de ser publicadas bajo un anonimato y sin tener la certeza de quien es su autor. Desde mi blog no se puede acusar a nadie, aunque sea cierto, sin dar la cara y asegurarme bien de la veracidad y certeza del comentario.
Lo mismo me ocurre, y por eso no los estoy publicando, de los comentarios vertidos en contra del Consejo General de Colegios de Podólogos. Todos, absolutamente todos, anónimos que ofenden gravemente a unas cuantas personas. Admito los comentarios que dicen que el Consejo está en una situación irregular e ilegal, que la junta gestora que lo rige desde su comienzo, no ha convocado elecciones y está "gobernando" ilegal e ilegítimamente, que......que......que......., todo lo que queráis, pero no me pidáis que publique comentarios ofensivos a personas sin dar vosotros la cara. Cuando yo opino, todo el mundo sabe que lo hace Bernardino Basas.




No hay comentarios: