miércoles, 15 de septiembre de 2010

Feria de Salamanca. Corrida para todo, aficionados y público.

Hoy se ha lidiado una corrida de Domingo Hernandez, Garcigrande, muy desigual, con toros muy chicos y con otros, mastodontes, como podéis ver en las fotos. Unos pesaban 613 kilos y otros no deberían de haber pasado el reconocimiento por falta de trapío. El que menos pesó fueron 495 kilos, una gran diferencia de kilos de unos a otros. Alguno de ellos fue bravo y noble como el primero de el Juli, un gran toro, pero una corrida tan desigual no se debe presentar en una feria como Salamanca. Este tercer toro de la tarde fue un buen toro pero se quiso ir en varias ocasiones de la muleta de El Juli por lo cual, el presidente estuvo bien en no concederle la vuelta al ruedo.



















Rivera Orodoñez estuvo con ganas pero nada mas, sin acoplarse, sin temple, tropezándole siempre la muleta y toreando descaradamente con el pico. Torero vulgar que no me dice nada de nada. En sus comienzos como novillero parecía iba a ser otra cosa.













Domingo López Chaves ha estado justificándose toda la tarde. Ha podido cortar una oreja en cada toro y salir a hombros pero solo cortó una y se le ha escapado una gran oportunidad por culpa de la espada. Simplemente ha estado bien.




































El Juli me ha gustado en el primero de su lote aunque creo que la segunda oreja ha sido un poco excesiva. Ha toreado muy centrado pero las series han sido muy desiguales, una buena, otra regular, otra buena, otra mala y otra excelente. Ya sabemos que la plaza de toros de Salamanca es un tanto benévola, pero no creo que fuese faena de dos orejas. Una oreja bien merecida y con fuerza era trofeo suficiente.
En su segundo, lo intentó, no estuvo mal pero no terminó de acloparse. Toreó mas despegadito y en ocasiones con el pico de la muleta, pero el toro era otro cantar, ni mucho menos se parecía al primero.
Es muy tarde, no tengo muchas ganas de seguir escribiendo y mañana es día de mucho ajetreo, por lo cual voy a dar por concluida mi pequeña opinión.





























Mi mujer entre Juan Carlos Goez y yo, una guapa entre dos feos, dice ella.









Se encuentra en Salamanca el Dr. Juan Carlos Goez, eminente podiatra, maestro del que escribe y hermano americano del mismo. Mañana vamos a operar a dos personas de dos serios problemas. A una de ellas que nos mandan desde Asturias le pondremos un implante BioPro pues tiene un hallux limitus iatrogénico después de dos intervenciones anteriores. A este paciente lo operaré mediante el programa del Congreso Nacional de Podología, Podología en la Calle. Después operaremos a una paciente de un Hallux Valgus iatrogénico, operada también dos veces, así como un dedo en garra. Posteriormente nos iremos a los toros.











































Ayer operaron a Manolo, el Rubio de la Glorieta, el cual, después de la operación, se encuentra un poco mejor. La intervención ha salido bien, ahora a ver si se recupera y responde a los tratamientos. He hablado con el y lo encuentro mas animado, mucho mas que antes de la operación.

1 comentario:

el tío miseria dijo...

Estoy algo contrariado pues la gente se me queja por cobrar 120 euros por tratar un papiloma, hoy una paciente me ha dicho que se iba al seguro, le dije a mi paciente que prefería hacerlo gratis a cobrar una mierda, que si venía un indigente a mi consulta lo atendía pero que si la gente no se queja por pagar una funda dental tampoco ir al podólogo es gratis, sin dinero no hay placer , así dicen sabiamente en el ejército.