miércoles, 12 de agosto de 2009

La Feria Taurina de Salamanca no me gusta.

Estoy terminando mi primera quincena de vacaciones, tan solo quedan cuatro días para ello. Ya tengo ganas, la verdad, pues tanta playa me cansa un poco aunque soy un culo inquieto y no paro. Me he recorrido parte de Andalucía viendo toros, aún me queda alguna corrida, he ido de pesca y he ido a ver algunas ganaderías de la zona ( Los Alburejos, Jandilla, Lagunajanda, El Grullo, La Quinta, Las Zorreras, e incluso e visto ganado bravo en Cantora, la antigua finca de Paquirri, hoy de Isabel Pantoja. En cuanto regrese a Salamanca el día 16, me voy a ir al chalé y a preparar las maletas para irme a Italia. Seguro que pasaremos mucho calor, pero la historia será distinta.
La feria de Salamanca que han sacado los Choperitas, no me gusta. Seguro que no se llena ningún día y eso no es nada mas que por su culpa, pues con crisis y todo, cuando se programan buenos carteles, la gente responde y va a la plaza, y aunque no se llena, hay grandes entradas. Yo no soy empresario, he dado algunos festejos en los pueblos y se los entresijos que hay a la hora de confeccionar una feria, en la cual lo que mas prima es el dinero y el ganado, y si los choperitas lo hiciesen de otra forma, tendríamos una gran feria. Lo he podido ver en la temporada del Puerto de Santa María, en Tarifa, en Huelva y se ha podido ver en Valencia, (cuando se daban buenos carteles, la gente acudía).
Como digo, se me terminan parte de mi mes y medio de vacaciones anuales y en esta ocasión me han llamado para estar conmigo Lorenzo desde Jerez, el cual se acercó a comer una paella conmigo junto a su mujer, la mía y mis hijos. Pasamos un día agradable casi hasta la noche. También me llamó Jesús desde el Puerto de Santa María y fuimos juntos a los toros. Otro día me llamó Luís, un compañero de Madrid que estaba de vacaciones en Cádiz y se acercó a saludarme y pasar un día juntos en la playa. Hablamos mucho de podología y en lo esencial estábamos de acuerdo. El que no me ha llamado es Emilio Mellado, al cual me hubiese gustado ver, así como a Pepe Albalá, a Claudio y a Elvira, a Victoriano del Solar, a Tete, y a otros cuantos, pero no es posible pues si no, me tiro las vacaciones con la podología andaluza.
Ahora me voy de nuevo a la playa y esta noche marcho de cena con Isabel Domeq y Nuñez de Olivares, a la cual me presentaron ayer y mañana nos lleva a su finca a enseñarnos los caballos y a montar un ratito.

No hay comentarios: