jueves, 15 de mayo de 2008

Hoy solo Camagüey. Mañana Camagüey y algo de la Clínica

Era la primera vez que iba a Camagüey. Lo había intentado en anteriores visitas a Cuba, pero fue imposible debido a que me lié mas tiempo en otros lugares. De La Habana a Camagüey fuimos en un avión ruso que nos tenía un poco preocupados. Los cubanos se reían de los españoles, ya que éramos los únicos extranjeros en el avión. Esto prefiero que lo cuente Guillermo, la gente se rió mucho con nosotros. Conocimos en el avión a un chaval fantástico, un joven cubano que nos dio dinero ( sí, si lo que leéis, nos dio dinero ) en moneda nacional para poder ir en autobús al hotel. Desde donde nos dejó el bus hasta el hotel fuimos en un carro, un caballo con un remolque y nosotros con nuestro equipaje y nuestro nuevo amigo. Fue una experiencia fantástica. Camagüey nos encantó, sus gentes son muy amables y se ve mucho movimiento desde las 7 de la mañana. Estábamos al lado de la estación del tren y el vaivén de la gente era incesante hasta que a las 10 de la noche, Camagüey duerme. No ves a casi nadie por la calle y parece una ciudad distinta.
Una de las cosas que me sorprendió, fue ver la cabeza de un toro que mató Paquito Muñoz en la Monumental de las Ventas de Madrid. ¿quién se imagina ver eso en Camagüey?.
Era curioso ver a las personas utilizar los camiones como medio de transporte y ver como se ayudan unos a otros. La solidaridad es muy grande. Ojala nosotros, fuéramos tan solidarios como lo son ellos. Aquí en Europa, el ayudar al prójimo parece que no se lleva, es mas, si puedes chingarle ( como dicen los mexicanos ) mejor. No es por criticar, pero en España se está perdiendo la educación, el saber estar, el cederle el asiento a una persona mayor o a una mujer (aunque no esté embarazada), el decir hola y el ir con una sonrisa por la calle. Todo esto que estamos perdiendo, aún lo vemos en países como Cuba, México, Uruguay, Colombia. Parece que cuanto mas del primer mundo es un país, menos educado es y mas individualista. Bueno, sigo con Camagüey.
Conocí a una cubana ( Gladys ) muy simpática en el aeropuerto. Se sorprendía que varios españoles fuésemos a Cuba en el plan que nosotros íbamos. Dijo se alegró de conocernos. Yo también me alegré de conocerte Gladys, aún hay amor por amor, amor verdadero, puro amor. Por fin conocí a Carlos, el marido de mi amiga Alba, y a su hijo. Le llamé en varias ocasiones y no lo localizaba. Lo llamé a casa, al trabajo, desde el hotel, desde el politécnico y nada; hasta que al fin pudimos estar un rato juntos. Alba, tienes un marido encantador, dice que es como un gorrión al que le falta algo. Dice nota mucho tu ausencia y espera pronto tu regreso. Tu hijo marchaba a una competición creo a Santiago de Cuba. Espero otra ocasión para estar mas tiempo juntos.
También fuimos a casa de Zulay, una amiga que nos acogió fenomenal. Manolo fue el carpintero que en el bodegón talló la pieza clave para esta amistad. Una chica muy amable que no dudó en invitarnos a su casa y ofrecernos hasta lo que no tenía. Los cubanos cuando te invitan, tiran la casa por la ventana para agasajarte y que estés a gusto. Eso es de muy agradecer pues te dan cosas que ellos normalmente no suelen tener ni comer. A mi me han invitado a langosta, camarones, pescados y demás comidas cubanas, pero hay que pensar que eso no se lo pueden permitir la mayoría. Un día nos invitó a comer Aleyda y su marido Fernando, no veáis que pasada se pegaron, pusieron comida para dos días. Creo que no merecemos tanto, al final te das cuenta de los valores de las personas. ¿ Entendéis por qué los cubanos me han llegado al alma ?
Mañana mas de Camagüey que hay para rato pues allí estuvimos 4 días.


Gladys








Carlos y su hijo ( marido e hijo de Alba )










Zulay con nos




















4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mucho Cuba y mucho cubano y cuando menos te lo esperas te la clavan y te la meten torcida. Yo los conozco y hay mucho falso, son unos interesados, no hacen nada por el nada, esperan siempre algo a cambio. Debo de se un maledudado español.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con el señor de arriba,tengo un hermano en Alemania que me dice que de los extranjeros que menos se fia allí es de los cubanos.Yo personalmente los conozco en el deporte,cuando ha venido una selección cubana de judo a España nos han tomado por tontos y han querido vendernos "judoquis"marca Mizuno más caros que aquí,se creen que atamos los perros con longanizas.Eso sí nunca pueden hablar de política y de sus mandatarios,van siempre con miedo y dentro de su equipo va un comisario político.Evidentemente también hay buenas personas.Un saludo Bernardino y gracias por tu blog.Enrique V.

BERNA dijo...

Al que hizo el primer comentario, decirle que creo está totalmente confundido, no conoce realmente a los cubanos. Conoce a unos cubanos (los menos)cabrones, al igual que los hay españoles, americanos, franceses.Preguntarle a los franceses y a los holandeses la fama que tienen los españoles en esos paises y seguro que nos ponen a parir; sin embargo, resula que la mayoría de los españoles no somos como nos describen los franceses y los holandeses, que dicen que somos unos bagos, unos gitanos y ladrones y demás lindezas.
Yo conozco bien a los cubanos en general. Primero he ido de turista y luego he ido a trabajar y he convivido con ellos, en la calle, en sus casas, en los hospitales, en los policlínicos, etc., y pienso que son buena gente que te dan lo que no tienen. También los hay de cuidado, como en todas partes, sobre todo en La Habana turística, no en la trabajadora.
Enrique V, yo también los conozco en el deporte, he tratado a Javier Sotomayor, a Ivan Pedroso ( dos campeones del mundo y olímpicos), a Manuel Gracia y a otros menores, te puedo decir que eran exquisítos en el trato y en las formas.
Te doy la razón en el otro aspecto político, ya que cuando vienen los cubanos, muchos se quieren quedar y por eso los controlan de esa forma. Un saludo

Marcial Torres dijo...

Yo estoy con Bernardino, también conozco Cuba pues he trabajado allí durante tres años en una cadena hotelera, y los cubanos en general son gente amable, sociable, educada t alegre a pesar de las miserias en las que los tienen metidos.
Marcial Torres